20 de July del 2018

Un destello en el marjal: Kepler 62f

Foto: Agencias

¿Le dice alguna cosa la palabra Kepler 62f?…¿Continúa usted integrado al vasto grupo absurdo y convencido, de que tan solo es posible la vida humana en el planeta Tierra?…¿Cuál es la mediana comprensión que usted tiene de la milenaria expresión:”…No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios; creed también en mí. Hay muchas moradas en la casa de mi Padre. Si así no fuera yo os lo habría dicho, pues me voy a prepararos un lugar…” (San Juan 14:1-3)?

Nuestra óptica espirita admite que la casa del Padre es el universo. Las diferentes moradas, son los mundos que giran en el espacio infinito y ofrecen a los espíritus encarnados, estancias apropiadas a su adelanto.

La astronomía dispensa a la humanidad entera, descubrimientos que no cesan de ser motivo de admiración. En el año 2013, la Nasa descubrió Kepler 62f. Hasta ahora sabíamos que orbitaba alrededor de una estrella más fría que el Sol, sin embargo, nada se sabía sobre la composición de su atmosfera. El planeta con un tamaño un 40 % superior al de la Tierra, es rocoso y pudiera tener océanos.

Antes de entrar más en materia, juzgo prudente recordar que cosa es un “año luz”. La poca conocida unidad con la que los científicos establecen distancias entre nuestro espachurrado globo terráqueo, y otros cuerpos estelares y galácticos diseminados en las profundidades del cosmos. Un año luz es una unidad de distancia. Equivale aproximadamente a 9,46 x 10 elevado a 12 kilómetros (9,460,730,472,580,8).

Se admite también como la longitud  que recorre la luz en un año. Más formalmente, un año luz es la distancia que recorre un fotón en el vacío durante un año juliano (365,25 días de 86,400 seg) a la velocidad de la luz (299,792, 458 m/s) a una distancia infinita de cualquier campo gravitacional o campo magnético.

No obstant, en los campos más especializados y académicos se prefiere usar el parsec (unos 3,26 años luz) y sus múltiplos  para las distancias astronómicas, mientras que el año luz sigue siendo habitual en ciencia popular y divulgación. Carece de un símbolo, aunque en inglés es frecuente ver la abreviatura “l.y.” o ly (light year, año luz en inglés)… ¿Ya usted recordó cómo se llamaba el simpático astronauta del film animado “Toy Story”?…. ¡Buzz Light Year!….aquel que vociferaba… ¡Hasta el infinito y más allá!…

Prosigamos pues con Kepler 62f. Es un planeta extrasolar, uno de los cinco descubiertos por el telescopio espacial Kepler de la NASA, alrededor de Kepler 62 (esta es una estrella ligeramente más fría que el Sol, en la constelación de Lyra, situada a 1200 años luz de la Tierra). El 18 de abril del año 2013, se anunció que la estrella tiene cinco planetas, dos de los cuales, Kepler 62e y Kepler 62f, son posibles planetas solidos dentro de la zona habitable de la estrella.

En cuanto a su tamaño, Kepler 62f tiene un radio de 1.41 R y su masa estimada es 2.81 M. Según los estudios HARPS-N, los cuerpos planetarios con masas inferiores a 6M tienen una alta probabilidad de poseer una composición similar a la Tierra. La temperatura estimada de Kepler 62f considerando albedo y atmosfera similares a los de la Tierra, es de -33,65 Grados centígrados, lo que lo convierte en un psicroplaneta (cuerpos planetarios con temperatura media entre -50 y 0 grados centígrados).

El Índice de Similitud con la Tierra (IST) mide el parentesco entre las características de un exoplaneta  y las de la propia Tierra. Este indicador se utiliza frecuentemente para catalogar a los planetas según su habitabilidad. Al ser más masivo y frío que la Tierra, Kepler 62f, registra un discreto IST del 67%, a pesar de que podría ser más apto para la vida que muchos de los planetas que le superan en la clasificación de planetas potencialmente habitables.

Es obvio, que la nomenclatura y los términos expresados en el artículo son poco conocidos y hasta complicados (¡ruego una dispensa, amigos lectores!) pero aun, así no deja de tener notable importancia para los familiarizados con la asignatura.

Fuente: Revista MAS ALLA. #329.Pag 67./es.Wikipedia.org

“…A veces pienso que la prueba más fehaciente de que existe vida inteligente en el Universo, es que nadie ha intentado contactar con nosotros…” BILL WATTERSON, dibujante de comics. Estadounidense (5-7-1958 -….)

@jrhv343

Comentarios