19 de November del 2018

Un destello en el marjal: “La Magia o jugar con fuego a ciegas”

Foto: Archivo

La práctica del mal tiene adeptos a montón, pilule pecaríamos en la necedad más obtusa, search si negáramos que “los trabajitos” en la magia negra tienen arraigo en las comunidades. Pero, cialis quien la demanda como quien (es) la practica ¿tendrá (n) alguna idea, de con que fuego se quieren chamuscar? Es tal, la desesperación que ocasiona una circunstancia, habitualmente generada por los mismos individuos ahogados en su aquelarre, que no se detienen a meditar sobre el verdadero precio a pagar, y que jamás está en sus cálculos.

¿Será, que alguno de los lectores recuerda el film “El Abogado del Diablo”, donde un exitoso/apuesto, abogado penalista (Keanu Reeves) defiende y libera con excesiva facilidad individuos verdaderas lacras sociales, tan solo con una discreta petición del jefe del afamado bufete? ¡El mismo Satán! (con exquisita protagonización de Al Pacino) ¿Y recordará usted, cual fue el precio a convenir?

No importa si blanca o negra, siempre hay tres elementos fundamentales. El primero, los encantamientos, se trata de formatos rituales que pueden expresarse oralmente o por escrito; en segundo lugar, el rito y su secuencia en donde se especifican los procedimientos que involucran el empleo de animales y una serie de instrucciones para conseguir el efecto buscado. El tercero, se trata de las condiciones especiales de quien lleva a cabo el rito: el hechicero. De acuerdo con las creencias, goza de poderes especiales que le permiten tener una comunicación directa con las fuerzas que gobiernan el mundo y propician su voluntad.

La magia blanca está vinculada a la luz, la claridad, el día. La magia negra se relaciona con tinieblas, obscuridad, y la noche, que en el imaginario tradicional son el ámbito del mal y lo prohibido. La magia blanca va en pos de objetivos sociales aceptables y emplea medios que gozan de esa misma calidad. Por ejemplo, propiciar el éxito o la fortuna de una empresa comercial colocando una planta de albahaca en sus instalaciones.

 Los hechizos de la magia blanca se enfocan en objetivos que son comunes en las aspiraciones de los seres humanos: conseguir amor, atraer dinero, buen trabajo, gozar de buena salud. La magia negra se diferencia de la blanca en que suele tener el propósito destructivo de perjudicar a algún enemigo usando medios y ritos que gozan de aceptación social y recurriendo a la potestad de fuerzas sobrenaturales, asociadas a lo negativo, en especial, al demonio de la cosmovisión judeo-cristiana. En algunos casos se entiende como sinónimo de brujería.

Sus procedimientos son mucho más complejos que los de la magia blanca. Históricamente han incluido la misa negra, que parodia la misa cristiana para adorar al demonio, la invocación de los espíritus del mal apoyados en instrumentos como amuletos y piezas de indumentaria, la comunicación con los muertos, la adivinación con fines malévolos; el uso de filtros o fórmulas para someter la voluntad de otros.

Fuente: Revista muy interesante. # 06. Año XXVIII. Páginas 38-46

“La verdadera desesperanza no nace ante una obstinada adversidad, ni en el agotamiento de una lucha desigual. Proviene de que no se perciben más las razones para luchar e incluso de que no se sepa si hay que luchar” Albert Camus

E-mail: jherrer69@yahoo.es

Comentarios