Un destello en el marjal: No. 1 en miseria,… ¡Y van tres años!

Foto: Archivo

Hace aproximadamente cincuenta años atrás, veíamos, bien distante de nosotros como venezolanos, a través de fotografías de excelentes magazines importados (Revista LIFE), las degradantes y vergonzosas escenas de la comunidad de Biafra (intento fallido, de crear República Independiente del Gobierno de Nigeria, entre 1967 y 1970) donde millones de ciudadanos  murieron reducidos al hambre, en medio de una guerra civil intestina. Quizás, nos llegó a parecer que difícilmente  pudiéramos protagonizar tal escenario aquí, en Venezuela.

Tan solo con un pequeño esfuerzo, sin teléfonos celulares, ni internet y menos Redes Sociales, podíamos corroborar como entre luchas y escaramuzas, por detentar el gobierno  entre  diversos grupos tribales, aunados  a la recurrente avidez de los degenerados mandatarios por atornillarse  al poder, determinaban la más dantesca e inimaginable miseria para hombres, mujeres, ancianos y niños, que civilización alguna hubiese concebido. ¿Y ahora que paso?

La acreditada y honorable Universidad Johns Hopkins, termina de conceder a Venezuela, por tercer año consecutivo, el título del país más miserable del año 2016. El triste y nada decoroso registro, obliga a cualquier ciudadano de a pie, a reconsiderar la importancia social del fenómeno llamado globalización, lo cual nos hace comprender con bastante facilidad, que el resto de la comunidad internacional si nos observa.

Venezuela lidero el Índice de Miseria (Misery index) del año 2016, y por tercer año consecutivo se coloca en el primer lugar de la clasificación de los países con la situación económica  más difícil en todo el planeta.

El curioso índice, es elaborado  por el profesor Steve H. Hanke, de la Universidad Johns Hopkins en los Estados Unidos, y lo publica el Instituto Cato, surge de la suma de tres variables: la tasa de inflación, la tasa de desempleo y las tasas de interés, menos el cambio porcentual en el Producto interno Bruto (PIB), per cápita. En el año 2013, el índice fue encabezado por Siria, seguido de Venezuela, Sudan, Irán y Santo Tome y Príncipe, pero desde el año 2014, no ha habido una nación, que pueda quitarle al país suramericano el primer puesto.

En el último Índice de Miseria que ocupa el 2016, el top 10  quedo de la siguiente manera: Venezuela, Argentina, Brasil, Suráfrica, Egipto, Ucrania, Azerbajan, Turquía, Irán y Colombia.

Desde hace varios años, Venezuela está sumida en una profunda crisis económica por la devaluación progresiva y constante del Bolívar frente al Dólar. A ello debe agregarse el alto precio o la escasez de alimentos. El Índice de Miseria fue construido por el economista Arthur Okun a mediados del siglo pasado. Originalmente solo tomaba en cuenta la inflación anual  y la tasa de desempleo, luego fue modificado por Robert Barro de la Universidad de Harvard y finalmente por Hanke quien lo hace actualmente.

Fuentes: ALMANAQUE MUNDIAL 1987/2000/2003; www.cnnenespañol.com.cnn

“….Si somos tan ricos, ¿Por qué hay tanta miseria a nuestro alrededor? ¿Por qué las masas se embrutecen con trabajos penosos? Los socialistas ya lo dijeron: porque todo lo necesario para la producción fue acaparado por algunos, a lo largo de una interminable  historia de saqueos, guerras, ignorancia además de opresión civil que vivió la humanidad antes de dominar las fuerzas de la Naturaleza….”. Piotr Kropotkin. Escritor, Geógrafo naturalista y pensador ruso (1842-1921)

jh27343@gmail.com

@jrhv343

Comentarios