Un destello en el marjal: “No mentirás…”

Foto: Archivo

Mentir es acto muy natural de la humanidad y si es con el propósito de procurar beneficio, ventaja o usufructo, para un grupúsculo o un individuo, ¡Ah! , ¿Y porque no?, ¡caramba!

A muchos nos importa un bledo aquella milenaria advertencia mosaica, “y no levantarás falso testimonio”. Con estas primeras líneas que redacto ya me siento dispuesto a recibir los huevos o tomates piches arrojados desde el anonimato del invisible y respetable público que regularmente lee mis escritos.

Es obvio, que ninguno de ellos creen en un magnánimo y omnisciente Creador, no obstante  acostumbran a la temeridad de tener su nombre entre labios. En casi todos los casos los individuos enarbolan la bandera del progreso, de la libertad, de la justicia social y el bienestar pero la única e inexorable realidad es que mienten sin que les tiemble el pulso. Prosiga su lectura y le concedo dos botones de muestra en las anécdotas que este espacio y la prudencia permiten.

El 30 de abril de 1943, frente a la costa de Huelva, España, apareció el cadáver de un militar británico. En sus bolsillos, tenía documentos que hacían presumir eran ultra secretos.

El avión en que viajaba sufrió un accidente y se precipito al mar. Los documentos hallados eran de importancia vital para Alemania, pues aludía a Grecia como el punto de inicio de la invasión aliada a Europa.

Las potencias del eje dieron largas al asunto para la entrega del cuerpo y los papeles que el militar transportaba. Todo resultó un arriesgado engaño del Servicio de Inteligencia Británico, a cargo del capitán Ewen Montague, destinado a convencer a los nazis de que tal invasión europea iniciaría por Grecia.

El timo alcanzó rotundo éxito y dos meses después los aliados desembarcaban en Sicilia – Operación Husky – casi sin encontrar resistencia. Les invito a leer la reseña en, historiadels20.blogspot.com/2015/02/invasión-de-sicilia-operación-husky.html

El Dr. Hwang Woo Suk, de la Universidad Nacional de Seúl, Corea del Sur, recurrió a otro engaño cuando anunció, en febrero 2012, que había obtenido once células madres de embriones humanos clonados de 185 óvulos. Este presunto logro abrió esperanzas en el campo de la investigación genética y para el tratamiento de enfermedades como diabetes mellitus, alzheimer  y parkinson, actualmente incurables.

Aconteció que el Comité Universitario de Investigación de la institución anunció que no encontró ninguna evidencia real sobre la autenticidad de los logros de Woo Suk. Las conclusiones se obtuvieron después de que fuera examinado en tres laboratorios distintos el ADN de ocho células creadas por el equipo de Hwang. Las células resultaron ser las mismas desarrolladas a través de la fecundación por el Hospital Mizmedi en Seúl  (ver www.abc.es/20120224/archivo/abci-clonacion-hwang)

Fuente: Revista muy INTERESANTE. #266.Año 23.Pags. 42-47/// www.muyinteresante.com.mx

“Miente, miente, miente que algo quedara, cuanto más grande sea una mentira, más gente la creerá”

Joseph Goebbels, político alemán, 29.10.1897-1.5.1945

Comentarios