25 de September del 2018

Un Destello en el Marjal: “Paludismo/Virus ebola:…¿Un iceberg?”

Hace pocos días pude enterarme, pilule vía redes sociales (…¡bien saben Uds. porque!…) sobre la muerte de un joven paciente, en la localidad de El Tigre, Edo. Anzoátegui (Vzla) a causa de paludismo.

A la inigualable velocidad del pensamiento, pude evocar, primero en mis tiempos como estudiante de Medicina, posteriormente como discípulo de Maimonides, que nuestro país alguna vez detento la vanguardia en la lucha contra este tipo de enfermedad, gracias al genio indomable del Dr. Arnoldo Gabaldon, insigne medico venezolano (como lo son, Humberto Fernández Moran, José María Vargas y el inolvidable “Venerable”, José Gregorio Hernández).

Hoy, tristemente todos estos antecedentes tan solo son hitos en la historia.

No obstante ,se me hace necesario advertir, al respetable amigo lector, obviamente desprevenido, que el paludismo por sí solo no es un formidable asesino de masas, sino se conjugan otras aristas necesarias, que continuaran pasando desapercibidas para el grueso de los lectores de diarios que tan solo “mal-deletrean” los fatídicos titulares de la última página (¡Sucesos!).

El paludismo requiere que el individuo afectado haya padecido hambre, porque él no comer bien, derrumba muchas barreras de la inmunidad biológica/natural del hombre. Debe haber rotunda imposibilidad para realizar elementales procedimientos de laboratorio clínico (…¿sabe usted que cosa es una “Gota gruesa”?…),como también audaz carencia de otros indispensables reactivos.

Debo recordarle, que cualquier charquito de agua mal habido y abandonado es suficiente para el zancudo, asegurar su reproducción.

El Paludismo ha vuelto, luego de haber sido erradicado, porque los programas de vigilancia epidemiológica y el control de vectores, simplemente se ha convertido en letra muerta (…algo así como el Articulo 68 de la Constitución Nacional…) reduciéndose tan solo, a episódicos ejercicios de fumigación “epilépticos” con Abate, en la comunidad, tan solo cuando la bisnieta del fastidioso concejal Zutano de los Cuatro Palotes, casi se muere por dengue clásico.

Esta es la realidad pavorosa, oculta bajo el agua como habitualmente admiramos inocentes a un iceberg (…lo más grande, ¡es justo lo que no se ve!…) Bien vale la pena ir mas allá de las fronteras patrias y disertar sobre el virus ebola en África.

Cuando se compara las muertes por el virus del ebola con la de otras enfermedades devastadoras propias de ese continente expoliado (neumonía, diarreas, tuberculosis o la malaria) nos damos cuenta de la mentira que se está difundiendo.

Al cotejar la tasa de mortalidad de cualquiera de estas patologías, en los países empobrecidos con la que tienen los países enriquecidos, caeremos en cuenta de cuáles son las verídicas causas de muerte en África.

El virus ebola no se transmite por el aire, sino que es necesario estar en contacto con la sangre o un líquido biológico del enfermo para exponerse al riesgo de contagio, ¿Por qué los medios de comunicación hablan de una pandemia?

El problema está en las condiciones de extremada pobreza de la población afecta: hacinamiento, falta de agua potable, carencia en buena disposición de aguas negras, nula ventilación, falta de diagnóstico oportuno por la escasez de los recursos.

Puede usted mismo cerciorarse, de que es una enfermedad más, que devasta a los más pobres entre los pobres, …¿No le parece a usted bastante similar las consideraciones en relación con el paciente muerto por paludismo en Venezuela?….

Fuente: Periódico AUTOGESTION, #14; Revista MUY interesante #02, Año XXXI

                                          Yo no quiero ver lo que he mirado

                                           Al través del cristal de la experiencia;

                                         El mundo es un mercado donde se compran

                                          Honores, voluntades y conciencias….

                                          Si estamos bien nos tratan con amor,

                                       Nos buscan nos invitan nos adulan;

                                       Más si acaso caemos, francamente,

                                         Solo por cumplimiento nos saludan…..

                                         Lo que brilla no más tiene lugar,

                                         Aunque brille por oro lo que es cobre,

                                         Lo que no perdonamos en la vida

                                         Es el atroz delito de ser pobre….”

                          “VERDADES AMARGAS”, Anónimo (fragmentos)

E-mail:jherrer69@yahoo.es

Comentarios