25 de September del 2018

Un destello en el marjal: ¿Un cáncer para ignorantes?

Es muy cierto, drug que hoy día tenemos mayor acceso a diversas fuentes de información. Dependiendo de los intereses de quien la demanda, look los datos que nos atraen están allí, site y tan solo hay que abrir bien los ojos, buscar el libro, la revista o ¡a la distancia de un clic en una pequeña ventana del ordenador personal!, lo demás es tan solo, dar rienda suelta a nuestra mayor atención.

No obstante, dentro de tan vasto caudal de datos, ¿Cómo destacar la más necesaria, la más adecuada, la que nos importa porque nos resuelve de pronto la preocupante inquietud? Por si esto no fuera suficiente hándicap, nos queda el insalvable muro del desinterés que una persona en situación comprometida, pudiera anteponer a la tarea salvadora.

Traigo estas breves consideraciones a propósito de intentar confrontarles con la dramática realidad del cáncer de cuello uterino (CaCu).”El Cacu no es la enfermedad de la pobreza sino de la desinformación”, expresa la senadora María Elena Orantes.

Al respecto las cifras hablan solas. Sesenta y seis por ciento de las mujeres fallecidas en el año 2000 por cáncer cervical eran analfabetas o con la primaria incompleta. Cada año se detectan medio millón de casos nuevos de Cacu en el mundo y mueren alrededor de 270.000 mujeres. Ochenta por ciento de estas defunciones ocurren en países en desarrollo.

Mientras que  Estados Unidos presenta una tasa de 7.84 muertes por cada 100.000 mujeres, Haití y México registran tasas de 93.85 y 50 respectivamente.

El Cacu está estrechamente relacionado con la pobreza, el entorno rural y la ignorancia. El Virus del Papiloma Humano (VPH) una enfermedad de transmisión sexual (ETS), es el responsable del 99 por ciento de los casos de Cacu. Este microorganismo también puede ocasionar cáncer anal y de pene, aunque es raro. Las personas infectadas pueden desarrollar condilomas (verrugas) genitales, una afección sin riesgo pero muy molesta.

 La infección por VPH es muy común. La posibilidad de que una persona sexualmente activa se contagie durante su vida varía entre 75 y 90 por ciento. Cada año 490.000 mujeres en el mundo son diagnosticadas con VPH. En México se estima que 25 millones de mujeres  están infectadas y la tendencia sigue al alza.

Aunque el VPH es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), no es necesaria la penetración para contagiarse, pues además de las mucosas el virus “vive” en la piel. No existe una receta para evitar el contagio; “el uso del condón reduce pero no elimina el riesgo de infección” explica Eugenio Suarez Pacheco, Jefe de la Unidad Ginecológica Oncológica del Hospital de San Borja Arriaran en Chile.

 La peligrosidad de este virus radica en su facilidad de propagación y, sobre todo, en la ausencia de síntomas. Aunque algunas personas presentan verrugas genitales, estas suelen ser tan pequeñas que pasan desapercibidas. A la mayoría de las mujeres se les diagnostica VPH debido a resultados anormales en el test de Papanicolaou, la herramienta primaria de detección de Cacu o cambios precancerosos en el cuello uterino.

Fuente: Revista Selecciones del Reader’s Digest #808

“La ignorancia es la madre de la maldad y de todos los demás vicios” Galileo Galilei (1564-1642)

E-mail:jherrer69@yahoo.es

Comentarios