18 de November del 2018

Un destello en el marjal

¿Tiene Ud. conocimiento, ampoule de que una de las formas en que se puede adquirir: Hepatitis B, Enfermedad de Chagas, Sífilis o el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) es a través de la transfusión de productos hemoderivados (plasma, concentrado plaquetario/globular, en especial, cuando no se han cumplido los rigurosos procedimientos del descarte?…

El Articulo 83 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, viene muy a propósito del planteamiento que quiero compartir con los amigos lectores, por lo general desapercibidos con precisos datos informativos, a los que ninguna importancia le otorgan.”…El Estado promoverá y desarrollara políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud…”.
Considero propicio, refrescar el espíritu de lo que señala la Constitución, aunque muchos en Venezuela estamos bien claros, con aquella frase nefasta, “del dicho al hecho, hay mucho trecho”. El día a día del venezolano, cada vez está más aporreado por la escasez (¡nada mediática!) de bienes y servicios. No sólo de alimentos básicos y medicamentos, ausentes en los anaqueles de los establecimientos comerciales, sino también repuestos para vehículos, piezas y partes de computadoras, celulares, electrodomésticos.
La falta de insumos, materias primas y productos importados, por el retraso o la no liquidación de divisas al sector privado, es la razón que explica la desaparición o escasez de muchos productos. Expongo, algunas consideraciones relativas al sector de la salud, área en la que ya alcanzo mis 30ª de servicios como discípulo de Maimonides.
Practicarse un examen de laboratorio o una prueba con un equipo especializado (Diascan, Resonancia Magnética, Electroencefalografía, Ecosonografia Doppler, por ej.)Puede que no resulte tan sencillo, dada la poca o nula disponibilidad de medicamentos, insumos médico-quirúrgicos, reactivos y repuestos para los equipos médicos y ello obviamente incide en la calidad de los servicios de salud.
Muchos colegas se habitúan al insomnio que genera el no poder reponer los electrodos del electroencefalógrafo, el pote de jalea aislante o el papel que requiere el informe del estudio. ¿Tiene Ud. conocimiento, de que una de las formas en que se puede adquirir: Hepatitis B, Enfermedad de Chagas, Sífilis o el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), es a través de la transfusión de productos hemoderivados (plasma, concentrado plaquetario y/o globular), en especial cuando no se han cumplido los rigurosos procedimientos del descarte?
La Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, esperaba la llegada de un cargamento de “reactivos” para la detección de Chagas, Hepatitis, Sífilis y VIH, desde noviembre 2013. Se ignora si llegó al país esta remesa tan requerida. Es obligado refrescar que estas son determinaciones rutinarias para todo paciente que tramita una intervención quirúrgica, electiva o no. Ese paciente, no será resuelto ni en institución pública o privada, porque el requisito es ineludible.
No menos dramática es la circunstancia de los pacientes con alta sospecha de haber adquirido Sida y que no han tenido la opción de realizar la prueba inicial de descarte (…que puede resultar negativa, en casos de profundo inmunocompromiso…) y que más luego han de realizar la prueba confirmatoria, Western-Blot, también ausente en algunos estados.
Los pacientes en espera del turno quirúrgico, son un verdadero drama, porque si no están los estudios completos, cada vez que se asoma al quirófano, una situación aguda y de emergencia (violencia en vía pública, accidente vial), pospone y obliga al sufriente/resignado cristiano, a peregrinar por tantas otras instituciones, aún más deficitarias. Muy fácil advertir, en lo relativo al aparato de salud, que la falta de las divisas, es apenas la pequeña punta del catastrófico iceberg, de la inepta administración del subsistema de asistencia pública. E-mail:jherrer69@yahoo.es
Fuente: Semanario “Quinto Día”, #888, Pag.8; Diario “El Nacional”, Economía y Negocios, Pag.6; 19.01.2014.

“De la misma manera que las tinieblas de la noche, permiten que veamos los astros en el firmamento, así también los sufrimientos permiten entrever el sentido de la vida”

Henry D. Thoureau (1817-1862)
Escritor, poeta, filósofo. EEUU

Comentarios