15 de November del 2018

Naturaleza y energía se apoderan de Rancho Grande

Foto: Freddy Pereira

La Estación Biológica de Campo Dr. Alberto Fernández Yépez, prescription conocida como “Rancho Grande”, tiene infinitas historias en sí misma. Es un espacio creado a los caprichos del General Juan Vicente Gómez y consta de cuatro niveles y dos túneles, los cuales fueron construidos por si se presentaba un atentando contra el mandatario.

Fue creada en 1959 y está adscrita a la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela. La Estación Biológica posee una colección de datos climáticos y bases de datos de suelos, flora y fauna de la región, así como también colecciones botánicas, zoológicas y de monolitos de referencia.

Desde esta edificación se pueden observar los estados Guárico, Carabobo y Aragua, y quienes tienen la oportunidad de visitarla pueden disfrutar de un clima muy agradable y del entorno místico que genera la densa neblina.

Este lugar, ubicado en el kilómetro 12 de la carretera hacia Ocumare, emana una energía particular. La edificación fue creada en forma de signo de interrogación complaciendo los mandatos del General Gómez.

La naturaleza se ha apoderado de esta obra arquitectónica, debido a la cantidad de árboles que se le han pegado en las paredes y alrededor, formando una especie de protección y de hogar para las aves.

Foto: Freddy Pereira

Foto: Freddy Pereira

“Hotel Rancho Grande”

Según los historiadores, Rancho Grande se construiría con la finalidad de que sirviera para que el General Gómez se hospedara al igual que sus conocidos, tratando de alejarlos de la ciudad.

Ante esta visión, Gómez mandó a buscar a uno de los cinco mejores arquitectos de la época, André Potel, para que iniciara los trabajos topográficos y la construcción de la enorme estructura.

Potel empezó a diseñar un hotel al estilo de los alpes europeos, para lo cual tomó en cuenta la topografía del terreno y los cortes que tenía la montaña. Respetó una cuenca que bajaba por la montaña y que con el pasar del tiempo desapareció.

El General Gómez fue específico en la construcción de las vías de escape para esta obra, en caso de que tuviera que evadirse ante un posible atentado.

Foto: Freddy Pereira

Foto: Freddy Pereira

Fuertes energías

Innumerables son las historias que se posan sobre esta estructura. Es de conocimiento público que algunos estudiantes de pre y postgrado de la UCV han abandonado sus tesis, porque no pudieron con los “fantasmas”. Quienes tienen muchos años trabajando en el lugar afirman que existe una “fuerte energía”.

Lugareños cuentan que en el lugar los obreros que trabajaron allí sufrían mucho y ahora se sienten sus pasos y hasta se abren solas las puertas, entre otras cosas que narran los visitantes que han sentido, pero esto no está comprobado.

Quienes fungen de guías en la Estación Biológica explican a los visitantes que no permanezcan solos dentro de las instalaciones y que no ingieran ningún tipo de licor. Se dicen muchas cosas de Rancho Grande, pero nada mejor que vivirla uno mismo.

Estos y otros espacios de Maracay seguirán contando sus propias historias con el pasar de los años y la historia de su creación será imborrable para las futuras generaciones.

Foto: Freddy Pereira

Foto: Freddy Pereira

 

Comentarios