18 de June del 2018

Obispo de Maracay invitó a las familias aragüeñas a compartir con alegría

Monseñor Rafael Conde, Obispo de Maracay. Foto: Pedro Lara

Nos acercamos a la celebración de la fiesta de Navidad, que constituye para nosotros los discípulos de Jesucristo, los cristianos o católicos una fiesta de gran importancia, porque es fomentar la paz y la armonía, pero sobre todo el fortalecimiento de la familia. Este es parte del mensaje inicial del Obispo de Maracay, Monseñor Rafael Conde, a propósito de la cercanía del nacimiento del Niño Jesús.

Enfatizó que la Iglesia nos invita a participar en las celebraciones que en estos días deben estar llenas de mucha alegría y compartir. Aunque reconoció que “en Venezuela vivimos una crisis tan terrible, pero eso no impide que nos alegremos por la venida del redentor, por el nacimiento de El Salvador, Nuestro Señor Jesucristo”.

Desde la perspectiva religiosa considera que las hallacas, los abrazos y el dulce de lechosa, entre otros bocados de la época son buenos, porque ayudan a compartir, pero lo esencial es celebrar la fiesta del nacimiento de Dios.

Convocó el Obispo a las familias de Venezuela y en especial de Aragua, a que se reúnan en sus respectivos hogares para dar gracias a Dios por todos los dones concedidos y sobre todo se esfuercen por vivir más en armonía, vencer las discordias, las divisiones y así disfrutar de un mañana mejor.

Finalmente, reiteró su deseo de Feliz Navidad y un año 2018 lleno de muchas bendiciones para todos.

Comentarios