22 de June del 2018

Embestidos por una grúa

Ambos cuerpos quedaron tendidos en plena vía pública y a los lados quedaron sus zapatos || Fotos: Eleazar Urbaez

La tranquilidad que se percibía  este domingo en horas de la mañana, se vio perturbada, pues quienes transitaban por la avenida Intersan, conocida popularmente como la calle El Colesterol, se vieron sorprendidos por un terrible accidente de tránsito, en el que un hombre y una mujer que se desplazaban en una motocicleta murieron, quienes quedaron tendidos en plena vía pública, a la altura de la Zona Industrial Mata Redonda, justo donde está una reconocida empresa electrometalúrgica, de nombre SAIEN.

El dolor familiar se percibió a medida que iban llegando los parientes al sitio

Conmoción había entre los vecinos de los sectores aledaños, así como entre los conductores que debieron tomar vías alternas para continuar con su camino. Una comisión del Servicio de Tránsito Terrestre de la PNB acudió al sitio una vez se registró el fatídico hecho, por lo que resguardaron el lugar de los hechos.

Trágico episodio

Momentos de dolor y tristeza se presenciaron en aquel escenario, una vez llegaron los familiares de las víctimas, las que quedaron identificadas como Arelis del Carmen Pino Rosales (46) y Ángel de Jesús Gutiérrez Martínez (29), quienes eran suegra y yerno. Ambos salieron de su residencia, ubicada en Santa Rita, aparentemente con la intención de ir a comprar comida, destino al que no pudieron llegar debido a la embestida de una grúa.

El responsable se dio a la fuga

Las autoridades policiales indicaron que algunos testigos avistaron cuando la grúa, color blanco, los embistió y los dejó en el  pavimento. Ángel de Jesús Gutiérrez quedó tirado en el medio de la vía, mientras que Arelis del Carmen Pino, cayó a un costado de la calle. Junto a los cuerpos, que sufrieron politraumatismos generalizados, quedaron los zapatos dispersos por la vía.

Carlos Pino, hermano de la fallecida, relató a la prensa que Arelis del Carmen laboraba en la Biblioteca Virtual de Maracay, ubicada detrás de la Casa de la Cultura y era madre de dos hijas, mientras que Ángel de Jesús trabajaba en un taller reparando carburadores. Ambos cuerpos fueron llevados a la morgue de Caña de Azúcar.

Comentarios