16 de October del 2018

Octogenario asesinó a su hijo de certero golpe

Foto: Eleazar Urbaez

Los maltratos físicos y verbales que durante años protagonizaron un padre y su hijo llegaron a un desenlace trágico, luego de que el anciano, de 86 años, acabara con la existencia de su hijo, de 58, al propinarle un golpe con un objeto contundente a la altura de la región craneoencefálica.

Las investigaciones preliminares indican que el octogenario empleó un “taco” de madera para golpear a Vito Toscano Palumbo, a la altura de la cabeza, agresión que lo dejó inconsciente, lo cual fue aprovechado por el victimario para continuar agrediéndolo por espacio de una media hora, tiempo aproximado que tardó la comisión del Centro de Coordinación Policial de los municipios Sucre y Lamas, en llegar al sitio de los acontecimientos.

Una vez que los uniformados se acercaron a la vivienda, prestaron los primeros auxilios al malherido hombre y lo trasladaron al Hospital José María Vargas de Cagua, allí el personal médico de guardia lo atendió, pero lamentablemente su estado de salud era muy delicado y falleció a los pocos minutos.

Los azules acudieron tras el llamado desesperado de los vecinos que observaban las agresiones por parte del anciano, quien molesto por los llamados de atención de la comunidad atacaba con mayor fuerza a su hijo.

Comentaron los vecinos que a los pocos minutos que la Policía se retiró del inmueble, el adulto mayor realizó varias detonaciones contra las viviendas de las familias que residen al frente, acusándolas por el llamado de alerta que realizaron a la PA.

Este dantesco escenario tuvo lugar entre la tarde y noche del lunes en la calle Caura, casa número 126, de la urbanización Corinsa, municipio Sucre, donde habitaba el octogenario solo, hasta hace aproximadamente dos semanas cuando Toscano Palumbo llegó procedente de un centro de rehabilitación que funciona en Charallave.

“Vito llevaba cerca de tres años internado en un centro de salud ubicado en Charallave, pero hace dos semanas él supuestamente se escapó, pero me dijo que lo dejaron salir por falta de comida. Allí lo estaban tratando por su problema de esquizofrenia y estaba bastante recuperado. Desde entonces se instaló en la casa de mi papá. Entre ellos existía el antecedente de las agresiones, se puede decir que desde hace unos 35 años, por más que tratamos de limar esas asperezas no fue posible”, narró Anna Toscano, hermana de la víctima.

Vecinos de la familia Palumbo señalaron que el anciano siempre ha mostrado una conducta agresiva, ante cualquier desavenencia amenazaba con resolverla a tiros. Mientras que el hijo aparentemente tenía adicción a las sustancias estupefacientes.

Comisiones del Cicpc y de la Policía de Aragua acudieron a la vivienda para iniciar las investigaciones y recabar las pruebas de interés criminalístico. Una representación del Ministerio Público también se apersonó a petición del anciano.

Comentarios