01 de agosto del 2021

5 deportes que debilitan el suelo pélvico en la mujer

La actividad física presenta muchos beneficios, pero también algunos riesgos a causa del desgaste localizado. De esta forma, antes de comenzar a practicar un deporte, se recomienda estar al tanto de las complicaciones que pueden derivarse a mediano plazo. Por tal motivo, en esta ocasión vamos a dar a conocer los deportes que debilitan el suelo pélvico de la mujer.

En principio, el suelo pélvico es una red de músculos, articulaciones y ligamentos que permiten la fijación de los órganos circundantes. Así pues, el útero, la vagina, la vejiga y el recto consiguen estar en posiciones idóneas para funcionar a la perfección.

La importancia del buen estado del suelo pélvico para la salud está en el mantenimiento del sistema urinario, el proceso de defecación regular, las relaciones sexuales sin incomodidad y el parto seguro. En el deporte, los problemas reducen el rango de movimiento por el dolor y pueden ser incapacitantes. ¡Sigue leyendo para conocer la influencia de la actividad física en el deterioro!

¿Por qué hay deportes que debilitan el suelo pélvico?
La debilitación ocasionada por algunos deportes se debe a la presión ejercida sobre la zona perineal. Esta se origina por las actividades de impacto frecuente, el alzamiento de peso y las disciplinas de gran exigencia abdominal, que van desgastando de manera gradual la resistencia del área mencionada.

Dicha condición de los deportes de impacto regular se agrava cuando se junta con los siguientes factores:

Obesidad.
Estreñimiento.
Dificultades respiratorias.
Tabaquismo.
Condicionantes genéticos.
Menopausia.
Cirugías pélvicas.
Lo que ocurre con las contracciones abdominales es que dan lugar a una presión sobre la vejiga, y afectan de manera directa al músculo en forma de anillo denominado esfínter. ¿Cuál es el resultado adverso? Una dificultad cada vez mayor para contener la orina. Esta pérdida de la contención urinaria se evidencia de un modo paulatino y creciente.

Según un estudio publicado en la Revista Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiología, la incontinencia urinaria en la mujer deportista de élite es elevada, pues existe una variedad de factores de riesgo. Sin embargo, todavía hay dudas por resolver con respecto a las cifras y a la fisiopatología específica, ya que se asume como una consecuencia irremediable del parto, y la consulta médica se hace tardía.

Algunos deportes tienden a debilitar el suelo pélvico en la mujer, ya que ejercen una constante presión en la zona.

Te puede interesar: 4 ejercicios pélvicos contra la incontinencia urinaria

5 deportes que pueden debilitar el suelo pélvico
Para ser más específicos y puntualizar los deportes que debilitan el suelo pélvico, vamos a dar las principales consideraciones acerca de la incidencia de cada uno. Más adelante conoceremos los efectos del running, el tenis, el fútbol, el ciclismo y la halterofilia.

1. Running
El running es un deporte de gran demanda de energía, que concentra su exigencia mayor en el tren inferior del cuerpo. La amplitud de la zancada, una tirada larga en carrera y la intensidad del movimiento son características de la disciplina que producen tensión sobre el suelo pélvico.

Sumado a esto, otros aspectos que hacen del running un deporte perjudicial para el suelo pélvico por el impacto son las caídas sobre el talón, la cadencia inferior de 180 pasos por minuto y entrenar en terrenos duros.

2. Tenis
La explosividad en los cambios de dirección y de ritmo durante los partidos de tenis produce una tensión constante en el abdomen. Mientras mayor sea el tiempo en que se sostenga la presión, entonces el debilitamiento se incrementará.

El salto es otro de los componentes relacionados con la hiperpresión. Por ende, los recorridos al practicar tenis deben cuidarse para que no alteren la salud pélvica con el paso del tiempo.

3. Fútbol
Los pases, los chutes a media-larga distancia, los saltos, los cambios de orientación bruscos y la actividad de piernas en general son focos ineludibles de contracciones en el suelo pélvico. Se recomienda suspender la práctica de este deporte cuando se perciban las primeras señales de incontinencia.

4. Ciclismo
En teoría, parecería que el ciclismo no debería ser considerado entre los deportes que debilitan el suelo pélvico. No obstante, esta actividad de pedaleo incesante cuenta con muchas variantes en carrera que promueven dificultades mayores. La mayor variante agresiva es el pedaleo en suspensión, es decir, cuando existe un levantamiento del sillín, puesto que crea una tensión peligrosa.

5. Halterofilia
Durante el levantamiento de pesas se evidencian dos condicionantes negativos, la carga y el impacto. Ambos direccionados hacia el abdomen y redireccionados en segunda instancia al suelo pélvico. En ese sentido, la fuerza se va perdiendo hasta llegar a una fase irreversible.

Del mismo modo, la elevación crónica de la presión abdominal se denota cuando se opta por cargas mayores para las sesiones de halterofilia. Por ello, se encuentra contraindicada para mujeres con antecedentes de dificultades pélvicas y obesidad.

¿Cómo puedo fortalecer el suelo pélvico?
Después de descubrir los deportes que debilitan el suelo pélvico, hay que buscar el camino para fortalecerlo y contrarrestar los diferentes problemas que acarrea. Para ello, es conveniente la fisioterapia (ejercitación analítica) y la electroestimulación.

Fisioterapia
La principal estrategia de fisioterapia son los ejercicios de Kegel. Con el fin de su ejecución adecuada, se deben seguir los siguientes pasos:

Vacía la vejiga.
Acuéstate boca arriba y aprieta los músculos del suelo pélvico durante 5 segundos. Esto sin contener la respiración.

Libera la tensión y mantén ese estado por 5 segundos.
Repite la secuencia entre 8 y 10 veces.
Utiliza esta técnica tres veces al día, preferiblemente en la mañana, la tarde y la noche.

La práctica habitual de ejercicios de Kegel puede contribuir al fortalecimiento del suelo pélvico.

Lee también: 4 ejercicios para mejorar el suelo pélvico

Electroestimulación muscular
Por último, aunque no menos importante, la electroestimulación muscular (EMS) es otra posibilidad. Consiste en la implementación de una corriente eléctrica como estímulo para que los músculos se contraigan a una intensidad específica. Dichos impulsos provienen de electrodos que están en contacto con la piel y que ayudan a la ejercitación fortalecedora del abdomen junto al suelo pélvico.

Consideraciones finales
Una vez dominada la versión básica de los ejercicios de Kegel, se recomienda utilizar las variantes que aumentan la intensidad y los ciclos de contracción. De modo que el fortalecimiento se maximice y el debilitamiento deje de ser la causa de otras dificultades físicas.

Junto a esto, vale acotar que otras actividades que suman al perfecto estado o recuperación del suelo pélvico son la natación, el pilates y el yoga. En fin, evitar los deportes que debilitan el suelo pélvico en la mujer, prestar atención a los factores que agravan el problema y fortalecer con regularidad son la mejor forma de salir adelante.

mejor con salud

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Responder