16 de octubre del 2021

La convivencia está en jaque por la pandemia y la cuarentena

Desde que se decretó cuarentena por la expansión mundial del virus de COVID-19, el ser humano se ató a cambios impredecibles, como la vida remota, el uso diario de mascarillas y la convivencia a toda hora.

La pandemia es una experiencia compleja para muchas personas, desde las familias más grandes, hasta quienes viven solos.

La psicóloga Estela Muñoz señaló que la consecuencia más grave del aislamiento en familia es la intolerancia. “Con el paso de los días se darán cuenta que hay ciertos aspectos que no les gusta de la otra persona, pueden ser los padres con los hijos, viceversa o entre hermanos. Eso causara muchos roces, por muy pequeños que sean”.

Muñoz indicó que para estos casos es importante resaltar el espacio personal. “No tienen por qué hacer todo juntos, ni estar acompañados a cada rato. Es bueno que cada quien tenga tiempo para sí mismo. Eso ayuda a no aburrirse de la convivencia”, comentó.

Todos panas

Mientras que para el grupo de personas que viven solas, la experta explicó que “pueden desarrollar sentimientos depresivos, con síntomas de ansiedad. Especialmente para aquellos que trabajan en casa y no tienen tanto contacto con el mundo exterior”.

Por otro lado, en las residencias de apartamentos, los vecinos conviven más que nunca.

Al no poder salir a la calle y reunirse con amigos y familiares, residentes de urbanizaciones comparten más tiempo. Raúl Andrade destacó que son vecinos “hacen noches de juegos, películas y otras actividades” en el salón de fiesta de su residencia en Vista Alegre.

Este caso es el contrario de muchos venezolanos, que viven solo y no visitan a sus conocidos por protección.

Una mujer de 45 años, quien prefirió no dar su identidad, señaló que le da miedo salir a la calle y por eso lleva meses sin visitar a sus hijos.

Relató que vive «a dos estaciones del Metro de mis hijos, pero aun así no los visito para no tomar ningún transporte donde no se cumplen las reglas de bioseguridad”. Esta persona detalló que tampoco recibe visitas inesperadas, pues “el virus está en todas partes”.

De esta manera, la psicóloga Estela Muñoz señala que estos casos son de paranoia y evitan la convivencia. “Estas acciones de no salir y aislarse completamente pueden perjudicar la salud mental del individuo”, comentó.

Niños

Varias familias consultadas señalaron que lo más difícil de la cuarentena son las clases online, sobre todo la de los más pequeños. “Es complicado hacer que presten atención si están en casa”, señaló una de las madres contactadas.

Igualmente, Alonso Valles, padre de dos menores de edad, explicó que en su perspectiva alejar a sus hijos de la tecnología es “un trabajo muy duro”. “Tratas de distraerlos de los teléfonos y computadoras pero hasta las tareas son en estos dispositivos”.

La psicóloga Muñoz compartió que es esencial que los niños salgan de casa, para que así no desarrollen dependencia de la tecnología y no sufran de ansiedad social.

Dato

El informe Somos Noticia, Capitulo Salud Mental de Crecer sin violencia, el servicio de atención psicológica de Cecodap, señaló que desde la cuarentena, el 66% de sus clientes son menores de edad, mientras que el resto (34%) fueron adultos.

Con información de 2001

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login