19 de octubre del 2021

Beneficios de comer albaricoques

Los albaricoques son una de las frutas clásicas del verano, ya que se encuentran en estado óptimo de maduración y consumo, con un sabor más dulce y jugoso, desde principios de mayo y hasta el mes de septiembre.

De este modo, los albaricoques se convierten en una opción perfecta para hidratarse en verano, siendo un postre perfecto, así como el almuerzo o una opción para quitar el hambre entre horas sin sumar calorías a la dieta.

Beneficios de comer albaricoques
Comer albaricoques con frecuencia durante el verano contribuye a lograr la ingesta recomendada de frutas diaria, además de ayudar a la hidratación que, con las altas temperaturas, se hace aún más importante. De hecho, el albaricoque, como la mayoría de frutas, contiene casi 90 gramos de agua por cada 100 gramos de producto.

Esta característica también hace que los albaricoques posean una cantidad muy baja de calorías, por lo que no supone ningún aporte energético ni tampoco de hidratos de carbono. Solamente tiene 45 kcal por cada 100 gramos de producto comestible.

Sin embargo, los albaricoques son ricos en b-carotenos, sustancia que se transforma en vitamina A en nuestro organismo, según este lo va necesitando, tal y como indican desde la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Por otro lado, en referencia a su contenido en micronutrientes, se puede destacar que posee cantidades apreciables de vitamina C, concretamente, 7 mg por cada 100 gramos de producto comestible.

En cuanto a los minerales, posee potasio en una cantidad de 293 mg por cada 100 gramos de albaricoque, mientras que tiene 24 mg de fósforo y 17 mg de calcio por esa misma cantidad.

El albaricoque presenta en su composición, además, ácidos orgánicos como el ácido málico y el cítrico, aunque hay que destacar que la maduración hace que disminuya la cantidad de estos ácidos, según FEN.

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login