29 de julio del 2021

Clínicas privadas no pueden cumplir el baremo covid-19: Hasta US$3.000 cuesta un día de UCI

El sistema de salud en el país cada vez es más precario, y esto se evidencia en el mal estado se sus hospitales, el deterioro de su infraestructura, la falta de insumos y de servicios como electricidad, lo que impide dar un servicio de calidad a los pacientes en estos centros de salud públicos.

Ante este panorama y en plena pandemia del Covid-19, las clínicas se vuelven una alternativa para recibir una atención más eficiente; sin embargo, un paciente o su familia debe contar con hasta 1.500 dólares diarios para hospitalización3.000 dólares diarios para terapia intensiva.

El presidente del Centro Médico Docente La Trinidad, doctor Herman Scholtz, detalló, en una entrevista exclusiva con Banca y Negocios, que los criterios de hospitalización para los pacientes con Covid-19 han cambiado en comparación con los del año pasado, cuando inicio la pandemia,  ya que solo se hospitalizan los pacientes que tienen condiciones de moderadas a severas, por un tiempo aproximado de ocho días, mientras que los de terapia intensiva suelen estar más de dos semanas en la clínica.

De acuerdo con estos datos, un paciente en condición moderada podría requerir solo por hospitalización 12.000 dólares y si su condición requiere cuidados intensivos, el mínimo gasto asciende a 42.000 dólares.

Según el más reciente Índice de Remuneraciones de los Trabajadores (IRT) del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), el salario promedio de un técnico o profesional es de 90,5 dólares mensuales y de un gerente 206,4 dólares.

A partir de estos números, los más recientes que corresponden a compensaciones de enero 2021, una hospitalización simple por una condición moderada de covid-19 se llevaría teóricamente 132,6 meses -11 años- de trabajo de un técnico o profesional de rango básico y 58 meses -casi 5 años- del ingreso de un gerente.

“La hospitalización está ahorita más o menos en 1.500 dólares diarios y la terapia intensiva entre 2.500 a 3000 dólares diarios. Hay un aseguramiento, por instrucción del Estado con una providencia de la Sudeaseg, que tiene regulado el precio de los medicamentos, y los pacientes deben aportar parte del costo de su propio bolsillo. Los seguros cumplen y por lo menos cubren el 50% de los pacientes hospitalizados”, explicó Scholtz.

 – Baremo –

En febrero, la ministra del Comercio, Eneida Laya, anunció la implementación de un baremo, publicado en Gaceta Oficial, para la contabilidad, evaluación y análisis de costos en las clínicas privadas para pacientes con Covid-19.

Ante esta medida, la Asociación de Clínicas Privadas se ha reunido con la titular de Comercio para solicitar que este estatuto se ajuste a la estructura de costos de cada clínica; sin embargo, no se ha llegado a un acuerdo sobre este tema.

Inclusive, el neurocirujano y presidente del Centro Médico Docente La Trinidad, Herman Scholtz, manifestó que las clínicas han tenido que reestructurar sus costos para adecuarse a lo establecido en la Gaceta, sin trabajar a perdidas para garantizar el pago del personal, la compra y mantenimientos de equipos.

“Hay compañías de seguros que se ponen con lo del baremo y entonces hablamos con los familiares, les indicamos cuales son nuestros costos para saber si pueden cubrirlos. Si no, no podemos atender el caso, porque tampoco podemos trabajar a pérdida. Nosotros hacemos un enorme esfuerzo para ajustar nuestros costos, pero es una tarea imposible, porque un remdesivir, que cuesta alrededor de 100 dólares la ampolla, quieren que lo cobremos a 0,50 dólares por ampolla”, subrayó Scholtz.

La duda, en consecuencia, es por qué una clínica privada debe comprar remdesivir, si el gobierno asegura garantizar todos los tratamientos necesarios, tanto en hospitales públicos como privados.

– Buena operatividad –

Durante la segunda ola de contagios de Covid-19, en marzo de este año, las clínicas sobrepasaron su nivel de capacidad, e inclusive algunos pacientes tuvieron que permanecer hasta dos días en emergencia, esperando que se desocuparan algunas habitaciones para poder ingresar a hospitalización, de acuerdo con lo dicho por el presidente del Centro Médico Docente La Trinidad.

Sin embrago, hoy en día la realidad es otra, pues la cantidad de pacientes hospitalizados y en terapia intensiva por Covid.19 ha disminuido.

“Ha venido disminuyendo el número de pacientes covid, pero no hemos bajado la guardia y mantenemos la misma estructura, porque se augura que pronto puede haber una nueva ola, por eso no hemos querido disminuir esta infraestructura que logramos tener”, aseguró el facultativo entrevistado por Banca y Negocios.

El doctor Herman Scholtz explicó que actualmente la clínica está dividida dos espacios; un ala para pacientes no contagiados de Covid-19 y otra para pacientes con Coronavirus que cuenta con 50 camas de hospitalización, 12 de terapia intensiva, 17 en la emergencia y 3 de terapia intensiva pediátrica.

Sobre el personal, precisó que debido al estado de emergencia,el CMDLT tuvo que contratar 200 enfermeras para atender a los pacientes con Covid-19 y aunque tratan de mantener este staff para garantizar una atención de calidad, algunas se han ido voluntariamente una vez finaliza su contrato.

“Hemos redistribuido al personal de enfermería, porque al tener ocho pacientes solamente, tenemos dos pisos con 4 áreas, cada área con 20 camas, en estos momentos, en medio de la pandemia de covid, hay que tener personal de back up, que son las que ayudan a quitar o poner el equipo de bioseguridad para atender 4 pacientes. Tenemos como 8 o 10 enfermeras las 24 horas”, señala el doctor Scholtz.

 Con referencia a la dotación de insumos y medicamentos, el representante del Centro Médico Docente La Trinidad destacó que tienen un “buen” stock, gracias a que algunas compañías que siguen en el país suministran oportunamente los insumos necesarios para atender a los pacientes.

Sin pérdidas ni ganancias –

Desde que llegó la pandemia al país, en marzo del año 2020, las clínicas privadas han tenido que invertir miles de dólares para modificar sus estructuras, contratar más personal, equipos de ventilación, medicamentos e insumos necesarios para brindar una atención de calidad a aquellas personas con Covid-19 que pueden pagar para ser atendidos en estos centros.

“Hay pacientes a los que hemos atendido gratis, porque al final no pueden pagar. Todas las clínicas han tenido que hacer una inversión de miles de dólares en equipamiento, en toda la parte de ventilación, abrir más terapias, estructurar áreas. Tenemos 1.300 empleados y para mantenerlos debe haber un balance de los ingresos y los egresos. No hemos tenido pérdidas, pero tampoco hemos tenido ganancias, siempre uno cubre lo que el otro no paga y las finanzas se van balanceando, pero de ahí a que este ha sido un buen negocio…. no, la salud no es un negocio”, señaló el doctor Herman Scholtz.

 A pesar de que el presidente del Centro Médico Docente La Trinidad aseguró que están preparados para enfrentar una nueva ola de contagios de Covid-19, porque el hospital cuentan con el personal y equipo medico necesario, espera que el plan de vacunación se cumpla de una mera efectiva para cada vez tener menos pacientes hospitalizados por esta enfermedad.

Con información de Bnaca y Negocios

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login