23 de enero del 2022

Colectivos agrícolas denuncian invasiones de tierras

Productores dedicados a trabajar los diferentes rubros en las tierras  del estado Aragua,  denunciaron a través de un comunicado que están siendo objeto de invasiones por parte de grupos enviados por personas “con vínculos políticos”.

Aseguran que a pesar de  acudir a todas las instancias legales para  lograr el amparo de los tribunales, “los cuerpos de seguridad del Estado se niegan a hacerlas cumplir”, relata el comunicado publicado por el diario Tal Cual Digital.

A continuación el comunicado suscrito por los grupos de campesinos de Aragua afectados por esta situación.

Comunicado Público

Nosotros, miembros formales y legítimos de los colectivos Indio Rangel y Cafeteros de la Sierra, adjudicatarios legales de los títulos de tierra otorgados por el INTI cuyos terrenos comprenden la cuenca de la hacienda Catauron, informamos que nuevamente estamos sufriendo de una ocupación ilegal de nuestro predio impidiendo que continuemos con nuestras labores agrícolas, poniendo en riesgo las plantaciones de café que venimos recuperando así como la siembras de tomate y pimiento que están en desarrollo.

El año pasado, aprovechando la situación de la pandemia, el Sr. Ramón Caballero y su familia ocuparon la zona baja de la hacienda donde teníamos una siembra de ají y aguacate, tomando control de la vivienda que construimos, así como de todo el sistema de riego de media hectárea y de la cosecha, además de sacar las plantas de aguacate. Seguidamente arrendó las tierras a varios trabajadores quienes sembraron tomate en el espacio.

Actuando en el marco de nuestros derechos constitucionales, procedimos a realizar denuncia en el Tribunal Agrario quien se traslado hasta el predio y comprobó la ocupación todas las irregularidades que denunciamos en terrenos del Colectivo Cafeteros de la sierra. El procedimiento, retrasado por la situación de pandemia, concluyó con una medida de protección a favor de ambos colectivos.

A la par de esta situación, los trabajadores arrendados por Ramón Caballero rompieron relación con este por sentirse insatisfechos pues eran los que trabajaban y Ramón les exigía el arrendamiento. Los trabajadores se comunicaron con ambos colectivos y nos plantearon trabajar conjuntamente con nosotros, propuesta que aceptamos. Esto generó que hace tres días Ramón y su familia, ocuparan ilegalmente la zona alta de la hacienda cuyo titulo de adjudicación pertenece al colectivo Cafeteros de la Sierra.

Nuevamente vemos acusaciones falsas de este grupo de personas que, no bastándoles habernos robado la cosecha de ají, ahora pretenden cosechar el café que durante todo el año hemos atendido, fertilizado, limpiado y recuperado. Justamente se hace esta ocupación cuando estamos próximos a la cosecha de café. ¿Qué tipo de lucha campesina es esta que se basa en el robo de quienes si estamos trabajando con las uñas? Así ser “luchador agrario” es muy fácil.

Nos han acusado de ser narcotraficantes, paramilitares, ladrones de ganado y terratenientes. Ahora nos acusan de estar deforestando y vendiendo madera, cuando sólo estamos desarrollando la poda sanitaria y de sombra del café, que según todos los estándares internacionales debe estar en equilibrio con las plantaciones para una cuenca saludable y un incremento de la producción. Nos han denunciado en la defensoría Agraria, en el INTI, en el CICPC, nos trataron de asesinar y de hecho asesinaron a un joven campesino en el Nicual. Han inventado historias de todo tipo para que detengan a los miembros de nuestros colectivos. Todo ha sido falso y tanto el INTI, como el Ministerio del Ambiente, la Defensoría agraria, CICPC y ahora los Tribunales, han comprobado la falsedad de todas las acusaciones. Pero en esta lucha hemos perdido siembras de maíz, ají, tomate, aguacate, café, entre otras.

Lamentamos que, nuevamente, actores políticos quieran sacar provecho particular, acusándonos de ser apoderados de terceros ajenos a nuestros colectivos. Nosotros no hacemos vida política. Nos dedicamos honestamente a la agricultura y por eso nos asquea el papel que han jugado Lenin Aquino y Cesar Mogollón politizando un vulgar robo y sabotaje que se nos ha hecho.

La realidad es que Ramón Caballero y su familia no siembran, no producen, cobran arrendamiento, ocupan sembradíos para robarlos, deforestan, alegando que son líderes campesinos, haciendo videos cortos y con caras de víctimas.

Vamos a continuar, apegados a la Ley avanzando en recuperar plenamente nuestros derechos, y más, si la familia de Ramón Caballero no son parte del Colectivo Indio Rangel y poseen importantes lotes de terreno en la comunidad del Nicual.

Solo pedimos a quienes no conocen esta realidad, averiguar seriamente que está ocurriendo antes de activar una solidaridad automática con estos ladrones de cosechas, de insumos y de esperanzas.

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login