30 de julio del 2021

¿Cómo actuar frente a un hijo irrespetuoso?

La infancia es una etapa del desarrollo evolutivo en la que se deben establecer los límites en los hijos. Es frecuente observar que muchos padres se hacen la pregunta sobre cómo actuar frente a un hijo irrespetuoso. Para responder a esa duda debemos hablar de los estilos de crianza.

Cuando se es demasiado complaciente con los hijos, sus conductas pueden tornarse irrespetuosas. Lo mismo ocurre cuando existe sobreprotección. Lo ideal es que exista un equilibrio entre permisividad y responsabilidad.

Una crianza displicente puede provocar faltas de respeto por parte de los hijos. Es por ello que los roles del padre y la madre deben tomarse con responsabilidad.

¿Qué puede generar la falta de respeto por parte de un hijo?
Además de los estilos de crianza, existen factores orgánicos que podrían provocar comportamientos hostiles en los hijos. Para saber cómo actuar frente a un hijo irrespetuoso es importante tomar en cuenta los trastornos del espectro autista (TEA), particularmente el síndrome de Asperger. Es importante aclarar que estos comportamientos no serían con mala intención, sino que responden al déficit de habilidades sociales.

En los casos en los que el medioambiente influye negativamente en el comportamiento de los niños podemos encontrar un ambiente familiar disfuncional, con estilos de crianza desadaptativos y violentos. Padres que dan malos ejemplos, la sobreprotección y la permisividad excesiva son situaciones asociadas.

En cuanto a la parte orgánica, el diagnóstico de TEA está relacionado con la falta de respeto en los hijos. Los padres de niños con este problema deben lidiar constantemente con comportamientos hostiles. Por lo general, la hostilidad no es intencionada, sino más bien una respuesta a la falta de habilidades sociales.

Tanto los aspectos medioambientales como los orgánicos se consideran claves. La naturaleza y la crianza influyen directamente en el desarrollo de los niños. Lo más recomendable será procurar que los hijos cuenten con un ambiente adecuado para desarrollar las habilidades sociales.

Los tipos de crianza y de comunicación familiar influyen en el desarrollo de la conducta de los niños.

¿Por qué es difícil para un padre lidiar con un hijo irrespetuoso?
Desde la perspectiva de los padres no resulta sencillo lidiar con los hijos cuando estos son irrespetuosos. La tolerancia a la frustración es puesta a prueba y, en ocasiones, no se consigue mantener la calma.

Una de las principales causas por las que a los padres les cuesta lidiar con hijos irrespetuosos es no saber reconocer las emociones. La inteligencia emocional implica reconocer tanto las emociones propias como las ajenas.

El rol de padre implica crecimiento personal, saber reconocer aspectos de la propia personalidad que interfieren en el carácter de los hijos. Dependiendo de ciertas características de personalidad en los padres podremos ver diversas dificultades al momento de lidiar con los niños.

Cuando se trata de padres sumisos nos encontramos con problemas para establecer las normas. Por otro lado, los padres intransigentes suelen generar dificultades en la comunicación.

Cuando el conflicto radica en establecer normas, los padres no saben cómo hacer para que sus hijos no les falten el respeto y muchas veces terminan por tolerar toda clase de berrinches. En aquellos casos en los que los problemas son de comunicación, a los padres les cuesta trabajo controlarse para no maltratar a sus hijos verbalmente.

5 consejos para saber cómo actuar frente a un hijo irrespetuoso
La mejor manera para corregir el comportamiento de los hijos será implementando nuevas maneras de relacionarse con ellos. El cambio debe efectuarse en los padres para luego verse reflejado en los niños.

1. No tomar el irrespeto de los hijo como algo personal
Para corregir a un hijo irrespetuoso se debe tomar en cuenta la etapa del desarrollo evolutivo en la que se encuentra. Ser capaz de ponerse en el lugar del joven es el primer paso para comprender mejor su situación.

Los comportamientos rebeldes son parte natural de la etapa adolescente. El irrespeto no debe ser tomado como un ataque personal, sino como un escenario común.

Lee: 8 tips a la hora de negociar con tus hijos
2. Preparar el escenario para actuar frente a un hijo irrespetuoso
Desde el momento en que nos hacemos padres, lo ideal es fomentar la idea de que los hijos pasarán por diversas etapas, lo que significa múltiples patrones de comportamiento a lo largo de la vida. En la adolescencia, como ya hemos mencionado, la rebeldía es hasta cierto punto normal.

Los padres de hijos adolescentes deben visualizar el momento en que podrían ocurrir faltas de respeto por parte de sus hijos, para evitar reacciones impulsivas y violentas.

3. Imponer las normas con determinación
Cuando la autoridad se imparte de manera inestable es probable que las faltas de respeto de los hijos sean más intensas. Lo mejor será actuar de manera justa y determinada, es decir, evitar ceder ante las peticiones de flexibilización de la norma.

Los hijos adolescentes suelen buscar que las normas siempre los favorezcan y es nuestro deber enseñarles que no siempre podrá ser así.

La adolescencia es una etapa que implica rebeldía, por lo que algunos comportamientos deben entenderse en ese contexto.
Sigue descubriendo: 5 estrategias para fomentar hábitos saludables en los adolescentes
4. Emplear estilos de comunicación asertiva frente a un hijo irrespetuoso

Los padres que emplean estilos de comunicación asertiva consiguen disminuir las faltas de respeto de sus hijos. La asertividad se refiere a la manera de transmitir el mensaje de forma empática, poniéndose en el lugar del otro y evitando que se sienta atacado.

5. Permite que tu hijo forme parte de la solución
Para mejorar la dinámica con los hijos, una idea efectiva es hacerlos partícipes de la solución. Permitir que los jóvenes formen parte de la resolución de los conflictos es una manera de establecer una autoestima fuerte en ellos. Valorar sus opiniones y felicitarlos por ellas fortalece el vínculo familiar.

Comunicar hace la diferencia
Como hemos visto, la manera en la que interactuamos con nuestros hijos puede hacer la diferencia respecto a sus comportamientos. Independientemente de los factores orgánicos, el componente social determina la manera en la que se comportarán los jóvenes en el futuro. Lo que se recomienda es aprender a manejar las propias emociones antes de iniciar el diálogo.

Con información de Mejor Con Salud

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login