23 de septiembre del 2021

Cómo es la isla en el medio del Pacífico que ofrece mar, sol y vacunas contra el Covid-19 a los turistas

Guam, conocida mundialmente por sus playas tropicales, se encuentra en el Pacífico Occidental y pertenece a Estados Unidos. Para paliar los efectos de la crisis del último año y medio, ideó un plan para atraer visitantes.

Con una máscara N95 y un protector facialJimmy Lin sacó su bolsa llena de fideos instantáneos y ropa de playa del modesto aeropuerto de Guam una tarde reciente.

“Se siente un poco surrealista estar aquí”, dijo este taiwanés de 37 años, dueño de una estación de esquí en Japón que no ha visitado desde principios de 2020 debido a las restricciones de viaje. “Solía viajar al extranjero al menos cada dos meses, y de repente se me cerró el mundo”.

Al igual que miles de turistas asiáticos que han visitado este puesto de avanzada estadounidense en el Pacífico desde principios de julio, Lin estaba en Guam para recibir sus vacunas preferidas contra el coronavirus -las dosis de ARN mensajero de Pfizer– en el marco de una iniciativa de turismo de vacunas diseñada para compensar las pérdidas por la pandemia.

Aunque cada vez más países turismo dependientes, como Italia Tailandia, reconocen los registros de vacunación para viajar, las vacaciones en el extranjero siguen estando vedadas para millones de personas no vacunadas. Pero existe Guam, un territorio estadounidense con amplios suministros de vacunas y sin restricciones de cuarentena, donde más del 80% de la población elegible está totalmente vacunada. Para los residentes de Taiwán, Corea del Sur y otros países, tres semanas en una isla tropical más la posibilidad de recibir una doble dosis equivale a una oportunidad que no siempre pueden tener en casa debido a la escasez de suministros y a los problemas de acceso.

Soy un snob de las vacunas”, dijo Lin, que se vacunó por primera vez con Pfizer el 3 de agosto a través del programa de “vacaciones y vacunación”, o AirV&Vpatrocinado por el gobierno de Guam, pagando 100 dólares por una dosis. “Aquí en Guam puedo elegir la vacuna que quiero a un precio asequible, pero allá en Taiwán, lo único que podía hacer era esperar a lo que estuviera disponible, a saber cuándo”.

En todo el mundo, los lugares dependientes del turismo han ideado ideas creativas para intentar reactivar los negocios devastados por la pandemia. Algunos han tratado de atraer a los nómadas digitales o han permitido a los visitantes hacer la cuarentena dentro de los centros turísticos. Otros han probado con burbujas de viajes que se han derrumbado cuando han surgido nuevos brotes.

Y aunque la iniciativa AirV&V de Guam sólo puede redimir en una pequeña parte los dólares perdidos de los turistas -más de 1,6 millones de visitantes internacionales agraciaron estas costas en 2019-, las empresas dicen que vale la pena intentarlo.

Desde el programa AirV&V, hemos empezado a ver un aumento de los huéspedes internacionales de Taiwán, Corea y Japón”, dijo Honoka Yamazaki, un gerente de planificación en la Torre Tsubaki de alta gama, y agregó que las reservas de habitaciones y las ventas aumentaron en comparación con el año pasado.

Unos 2.000 visitantes de Taiwán, donde sólo el 4% de las personas están totalmente vacunadas, han visitado Guam desde el primer vuelo chárter del 6 de julio, según Lion Travel de Taiwán, que opera grupos turísticos a Guam y Palau.

Los turistas que se vacunan reservan sus vacunas por Internet y suelen recibirlas en un quiosco del centro turístico de Tumon, donde se encuentran los hoteles y tiendas de lujo. Empresas tecnológicas como TSMC, el mayor fabricante de chips del mundo, han reservado viajes en grupo para sus empleados, que llegan en vuelos chárter y se alojan en un puñado de hoteles designados por AirV&V.

Los centros comerciales y los restaurantes de las zonas turísticas más importantes de Guam han reabierto sus puertas en las últimas semanas a medida que los habitantes se han ido vacunando. Y ahora, la modesta llegada de turistas está animando a otros negocios a seguir su ejemplo. Para mantener la afluencia, las autoridades de Guam han propuesto dar un cupón de compra de 500 dólares a los veraneantes de AirV&V.

La recuperación total puede llevar mucho tiempo, pero traer a los turistas de vuelta es un comienzo vital para esa recuperación”, dijo Anna Kao, propietaria de Ocean Villa, frente a la playa, en Tamuning, un pueblo colindante con Tumon. Su casa de huéspedes, que tuvo que cerrar durante meses en 2020 tras un bloqueo, volvió a abrir antes de Navidad y desde julio ha recibido más visitantes de Taiwán, Japón y Filipinas.

Pero incluso aquí, a 1.500 millas de Tokio y 4.000 millas de Hawai, la pandemia nunca está lejos.

Tan pronto como las autoridades de Guam suavizaron las restricciones a mediados de año, los casos de coronavirus comenzaron a aumentar de nuevo en agosto. El gobierno local restableció el lunes los mandatos de mascarilla y las normas de distanciamiento social. Las instalaciones militares estadounidenses -incluidas la Base Naval de Guam y la Base de la Fuerza Aérea de Andersen- también volvieron a imponer requisitos de mascarilla. Los restaurantes exigen ahora una prueba de vacunación a los clientes que acuden a cenar y han intensificado los controles.

La pandemia, como se puede ver, no se va a ir a ninguna parte a corto plazo”, dijo Brandon Kinsella, coordinador del proyecto del programa AirV&V. Pero, dijo, “siempre habrá necesidad de vacunas y un mercado de viajes”. Guam, al igual que el resto de Estados Unidos, pondrá en marcha las vacunas de refuerzo en las próximas semanas.

Playa de la localidad de Tumon, el principal centro turístico de la isla.Playa de la localidad de Tumon, el principal centro turístico de la isla.

La nueva oleada de infecciones ha restado algo de emoción a los visitantes que anhelan unas vacaciones de sol y playa. Algunos grupos de taiwaneses que visitan Guam para vacunarse están optando por ponerse en cuarentena en sus habitaciones de hotel, saliendo sólo para comer.

No quiero contagiarme cuando he venido a vacunarme contra el virus”, dijo Richard Chang, un recién jubilado de Taipei, que acababa de recibir su segunda inyección de Moderna en el Hyatt Regency Guam y se agarraba el brazo siguiendo las instrucciones de un guía local que hablaba mandarín.

Guam ha padecido otras crisis antes, y finalmente se recuperó.

Acompañando a su prometida durante tres semanas de vacaciones y vacunación, Shin Hee-seok, un académico surcoreano, dijo que la variante del delta le recordaba la amenaza de misiles norcoreanos a Guam en 2017, que asustó a muchos visitantes e hizo que los precios de los vuelos y los hoteles se desplomaran.

Los surcoreanos han superado el miedo a las amenazas de misiles norcoreanos y ahora están aprendiendo a vivir con el coronavirus”, dijo Shin, investigador de derecho internacional en la Universidad Yonsei de Seúl.

Corea del Sur, una de las principales fuentes de turistas de la isla, está registrando más de 1.000 infecciones al día. Y aunque el brote en Guam -con una población de 170.000 habitantes- es pequeño en comparación con los de otros lugares, los turistas que se vacunan se enfrentan a otras preocupaciones más prosaicas.

He hecho todo lo que todavía está abierto a los turistas, desde el tiro y senderismo hasta esquí acuático, kayak, submarinismo y surf”, dijo Lin, el propietario taiwanés de un complejo turístico, la noche antes de volver a casa a finales de agosto, totalmente vacunado, y en cuarentena obligatoria de dos semanas.

Para alguien que está acostumbrado a la vida en la ciudad, Guam parece el paraíso, pero sólo durante la primera o segunda semana. Si tuviera que pasar más tiempo aquí, probablemente me aburriría”.

Con información de La Patilla

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Responder