24 de septiembre del 2021

Costa de Oro, el placer de visitarlo empieza mucho antes de llegar

Ocumare de la Costa es uno de los destinos más interesantes de Venezuela. El placer de visitarlo empieza mucho antes de llegar: partiendo del Limón, en Maracay (Autopista Regional del centro, salida de Tapa Tapa), se tiene que atravesar la montaña que separa a la ciudad de Maracay del mar, cruzando el Parque Nacional Henri Pittier, el parque nacional más antiguo de Venezuela y uno de los más bellos. El camino, curva tras curva, sube progresivamente hasta llegar a Rancho Grande, en plena selva húmeda tropical y en donde frecuentemente hay neblina, hasta iniciar un bello descenso hacia la costa. Después de un recorrido de 40 kilómetros se llega a este hermoso pueblo de Ocumare de la Costa.

Ocumare de la Costa está dividido en dos partes: la primera a la cual se llega, es Ocumare propiamente dicha, en donde se encuentra la iglesia y vive gran parte de la población. Esta parte se encuentra alejada de la playa. La otra parte, que sí está al lado del mar, se denomina «El Playón» y es donde se encuentran la mayoría de las posadas, restaurantes y casas vacacionales.

Otra parte se denomina «La Boca» y es donde se encuentran los peñeros que van a pescar durante la semana y transportan los turistas a los diferentes paseos cercanos, como son La Ciénaga y Bahía de Cata o también lugares más alejados como Choroní, Cepe y Chuao, o inclusive Puerto Cabello.

Ocumare de la Costa es el paso obligado para ir a otras playas que no puede dejar de conocer, como lo son Cata y Cuyagua. El recorrido a Cata solo toma unos minutos, el de Cuyagua, es más largo pero el camino es muy bello y permite unas vistas que valen la pena. En cambio a La Ciénaga, sólo se puede llegar por mar lo cual hace que tenga menos gente, pero constituye un destino favorito.

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login