26 de septiembre del 2021

¿Cuántos amigos puede tener una persona?

El número de Dunbar, que mide cuántas relaciones estables podemos mantener, ha crecido un poco gracias a Internet

En 1990 el antropólogo británico Robin Dunbar llegó a la conclusión de que hay un límite al número de amigos que podemos tener. Se entiende como amigos relaciones sociales estables, en las que un individuo sabe quién es cada persona y cómo se relaciona cada persona con las demás.

El llamado número de Dunbar es aproximadamente 150, el límite de miembros de las tribus de nuestros antepasados. En esta liste se incluye no sólo a los amigos, sino a todos los contactos basados en la confianza y el apoyo mutuo, incluidos vecinos, colegas de trabajo y compañeros del gimnasio o el club deportivo.

Los investigadores explican el número de Dunbar  por la capacidad limitada del cerebro para establecer conexiones, ya que universalmente esta cantidad se mantiene constante en todas las sociedades. Dunbar investigó originalmente el comportamiento social de los primates, y descubrió una correlación: cuanto más grande es el cerebro, más grandes son los grupos que forma una especie de primate.

El tamaño del cerebro determina el tamaño de la tribu
El factor decisivo es qué proporción del cerebro corresponde en volumen al neocórtex, es decir, la parte evolutivamente más reciente de la corteza cerebral, donde residen las capacidades cognitivas superiores. A medida que aumenta la complejidad de las sociedades de los simios, parece que se necesitan más neuronas, ya que moverse con destreza en una red social es una hazaña intelectual asombrosa, incluso entre nuestros parientes del reino animal.

Si un grupo crece más allá del límite típico de una especie, la capacidad neuronal para procesar la información social no es suficiente. Los monos ya no consiguen coordinar sus contactos; el grupo se desintegra. Por eso los lémures tienen un «círculo de amigos» más pequeño que los macacos.

Dunbar encontró equivalentes en la historia del Homo sapiens. Los antropólogos suponen que los clanes de cazadores-recolectores ya formaban grupos de unas 150 personas. Cuando los humanos se asentaron, formaron asentamientos neolíticos con 120 a 150 habitantes. Según uno de los censos más antiguos que se conocen, encargado en 1086 por el rey Guillermo I, una aldea inglesa contenía entonces una media de 150 personas.

En la actualidad, las comunidades de los huteritas, una comunidad religiosa norteamericana similar a la de los amish, siguen contando con un máximo de 150 personas. Si el número de habitantes supera los 150, fundan una nueva comunidad. Temen que los lazos sociales que son tan importantes para ellos ya no se mantengan en colonias menos manejables.

Más allá de los 150
Los seres humanos están los primeros en número de integrantes del grupo con sus 150 contactos sociales. Nuestro «cerebro social» es particularmente grande y evolucionado. Incluye regiones que permiten atribuir los propios pensamientos, sentimientos e intenciones a los demás. Los niños desarrollan esta capacidad alrededor de los cuatro años de edad. Además, el cerebro humano también necesita una buena memoria para recordar las numerosas caras y los nombres asociados, y para recordar encuentros anteriores.

La diversidad de relaciones también requiere más recursos mentales. Así, según el modelo de Dunbar, se pueden identificar diferentes grados de conexión: La mayoría de las personas cuentan con entre 10 y 15 personas entre sus amigos, y entre tres a cinco de ellos se pueden considerar amigos o confidentes más cercanos. Suelen tener contacto con este círculo íntimo al menos una vez a la semana y comparten con ellos preocupaciones y secretos. El círculo de conocidos con una buena relación asciende a unas 50 personas.

Aunque estos límites se aceptan en general, algunos investigadores están cuestionando el concepto del número de Dunbar. Los estudios recientes llegan ahora a los 200 contactos en lugar de un máximo de 150. El propio Robin Dunbar también ha cambiado un poco su límite para llegar a 180 personas. ¿Qué ha pasado?

La causa son las redes sociales en Internet, que facilitan el contacto con mucha gente. Según un estudio estadounidense, el círculo de amigos creció entre 2002 y 2007 con la aparición de Facebook, Twitter y otras redes sociales.

Pero ni siquiera Facebook y Whatsapp permiten contactos ilimitados. En un estudio de 1,7 millones de usuarios de Twitter se demostró que mantenían relaciones estables con no más de 100 a 200 conocidos virtuales. La comunicación en línea también tiene sus límites.

Quo.es

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Responder