27 de enero del 2022

Curiosidades del primer iPhone a 15 años de su lanzamiento

Este fin de semana se han cumplido quince años de la presentación del primer iPhone. Un dispositivo que revolucionó la industria de las telecomunicaciones y en general la de toda la tecnología mundial por su enorme influencia.

Corría el 9 de enero de 2007 cuando un Steve Jobs en la cresta de la ola tras arrasar la industria de la música con los iPods, se dispuso bajo el grito de guerra «hoy vamos a hacer historia juntos» a presentar un nuevo dispositivo en la conferencia Macworld que por entonces se celebraba en el Moscone Center de San Francisco. Apple estaba a punto de revolucionar la industria y convertirse en ‘una compañía de móviles’.

Desde meses antes corrían rumores y finalmente llegó el bombazo: su primer smartphone. Nombrado por la revista ‘Time’ como ‘el invento del año’ el éxito del iPhone fue absoluto y la repercusión de su lanzamiento, total para la industria tecnológica en varios frentes. Y lo mismo para Apple, ya que su línea de móviles está considerada como el dispositivo hardware más rentable de la historia y un componente imprescindible para quince años después convertir a Apple en una cotizada de tres trillones de dólares.

Si el lanzamiento de este smartphone retrasó la llegada de los terminales con Android porque «el iPhone estaba a años luz de su desarrollo en 2007» según reconocieron sus creadores, su éxito terminó inspirando la llegada de centenares de otros modelos. Su influencia fue de tal calibre que trascendió del simple dispositivo de comunicación por voz, provocando la revolución del móvil inteligente y una ‘era de la movilidad’ en la que todavía nos encontramos.

El primer iPhone

Apple apostó por un dispositivo pequeño en tamaño, pero grande en funciones y software, capaz de sumar a las típicas llamadas de voz y envío de SMS, servicios de Internet como acceso a páginas web o correos electrónicos, además de la toma de fotografías o la de reproductor de música. Todo eso ya se podía hacer en otros dispositivos, pero el iPhone lo combinaba como ninguno.

Su pantalla era una LCD táctil de tipo capacitiva con 3,5 pulgadas de diagonal y una resolución nativa de 320 x 480 píxeles. Contaba con un procesador de un solo núcleo y una memoria RAM de tan solo 128 Mbytes. Contaba con varias opciones de almacenamiento interno, 4 GB que solo se vendió durante unos meses, 8 y 16 Gbytes. Su precio base era de 499 dólares.

Aunque hoy es una pieza de coleccionista difícil de conseguir, se puede reconocer fácilmente por su parte trasera, dividida en dos partes, la superior de aluminio y la inferior de plástico en color negro donde se alojaban las antenas para soportar redes móviles GSM cuatribanda con tecnología EDGE y la conectividad inalámbrica Wi-Fi que también soportaba.

Más importante que su diseño mismo y hardware, era su sistema operativo y la manera de interactuar con él. Usaba el sistema iPhone OS (posteriormente renombrado a iOS) y su interfaz estaba basada en el concepto de manipulación directa, con deslizadores, interruptores y botones funcionando a la perfección usando gestos multitáctiles.

Otro apartado donde brilló el primer iPhone fue en el de sus aplicaciones. Y eso que en aquellos momentos no podía instalar más aplicaciones que las 15 que incluía de serie. Aunque Steve Jobs no quería aplicaciones de terceros en su iPhone, era una carencia que había que resolver y poco después anunció un kit de desarrollo que fue el preludio de su tienda on-line, la App Store. 

Hoy, la App Store es la tienda de aplicaciones más rentable del planeta, una nueva y enorme manera de aumentar el negocio de venta de hardware y una parte esencial del multimillonario negocio de Apple en movilidad. Su crecimiento fue asombroso y si fuera una empresa independiente, estaría situada por nivel de ingresos entre las cincuenta primeras del listado de Fortune 500. También es la gran estrella de la cada vez más importante categoría de servicios, a la vez retroalimentadora de venta de dispositivos. Y todo ello por ese primer iPhone de hace 15 años.

Algunas curiosidades del primer iPhone

El nombre elegido, «iPhone», fue polémico porque estaba registrado por Cisco. Dos días después la compañía presentó una demanda contra Apple que meses después se solventó con un acuerdo extrajudicial de la que no se ofrecieron datos. Apple tuvo que abonar una buena cantidad por quedarse con la propiedad del nombre, como también el de iOS, otro registrada por Cisco.

La presentación del primer iPhone se produjo solo dos días después que Bill Gates pronunciara el discurso de apertura del CES 2007 para presentar Windows Vista y el «papel central de los PCs». Una contraprogramación en toda regla que eclipsó todo lo dicho por Microsoft. Vista fue un fiasco y aunque el PC todavía existe y es insustituible para muchas tareas, Jobs mostró que la industria tecnológica iba por otro camino.

En sus inicios se comercializó bajo lanzamiento exclusivo en Estados Unidos a través de la operadora AT&T. Una estrategia que dejó de emplearse poco después con lanzamiento simultáneos en todo el mundo y para todas las operadoras.

Apple alcanzó el primer millón de unidades vendidas del iPhone original en 74 días desde su lanzamiento. Hoy vende -casi- un millón de unidades cada día.

La App Store no existía en el lanzamiento del primer iPhone, pero abrió sus puertas un año después, el 10 de julio de 2008 con 500 aplicaciones. Hoy la tienda ofrece casi dos millones de apps.

Cuando se anunció el iPhone en 2007, la capitalización de mercado de Apple era de 174.000 millones de dólares. Quince años después supera los tres trillones de dólares y buena parte de ello es por su línea de smartphones que algunos años han llegado a suponer el 60% de todos sus ingresos.

«El iPhone es un producto revolucionario y mágico que está literalmente cinco años por delante de cualquier otro teléfono móvil», aseguró Jobs en la presentación. Quizá no tanto, porque el HTC Dream llegó al año siguiente, pero responsables de Android reconocieron más tarde que los primeros móviles con el sistema de Google tuvieron que ser retrasados ante la diferencia de nivel.

Los iPhone, y también los múltiples Android que llegaron después, pusieron contra las cuerdas a las compañías que habían dominado las ventas de móviles pasadas décadas: Motorola, Nokia o Blackberry. Simplemente no pudieron adaptarse en el cambio del móvil ‘tonto’ al ‘listo’.

El diseño general del iPhone, con todo el frontal ocupado por una pantalla táctil y sin el teclado físico que era tendencia hasta entonces, fue imitado hasta la saciedad por el resto de fabricantes. Apple inició una guerra judicial contra ellos que hoy no se entiende, pero que entonces levantó una amplia polvareda.

La presentación del iPhone «obligó» a un cambio de nombre de la misma empresa. De Apple Computer Inc. a Apple Inc. «Hemos pensado en ello y pensamos que tal vez nuestro nombre debería reflejar un poco más lo que lo hacemos». Eso, de computadoras a una compañía de móviles, y, después, a tablets, relojes o auriculares.

Con información de 800Noticias

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Responder