27 de septiembre del 2021

El Papa pidió un «aplauso» para José Gregorio Hernández y seguir su ejemplo

El papa Francisco encomió hoy la figura del nuevo beato de Venezuela, el médico José Gregorio Hernández, y expresó su deseo de que su ejemplo anime a la sociedad y a quienes sufren «en el cuerpo y el espíritu».

«Era un médico lleno de ciencia y de fe que supo reconocer en los enfermos el rostro de Cristo y, como buen samaritano, los socorrió con caridad evangélica», dijo el pontífice desde la ventana del Palacio Apostólico tras el rezo del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus en periodo pascual.

Y agregó: «Que su ejemplo nos ayude a tener cuidado de quienes sufren en el cuerpo y el espíritu», para después pedir «un aplauso por el nuevo beato» a los fieles que le escuchaban desde la plaza de San Pedro Del Vaticano.

El viernes el médico venezolano José Gregorio Hernández, fallecido en 1919, fue beatificado en Caracas en una reducida ceremonia, acorde a las medidas de seguridad que marca la pandemia, a la que tan solo asistieron unas 150 personas.

La beatificación se produjo después de que Francisco reconociera el milagro concedido a la niña Yaxury Solórzano Ortega, quien recibió un disparo en la cabeza durante un asalto mientras se encontraba con su padre y a quien los médicos que la atendieron habían desahuciado.

El suceso ocurrió en marzo de 2017, en el estado central de Guárico, cuando la pequeña tenía 10 años. Después de que los médicos que la atendieron dijeran a sus padres que la niña iba a fallecer, su madre rezó a José Gregorio para su cura, razón por la que, según la versión de sus familiares, avalada por al papa, se salvó.

Tristeza por víctimas en Israel

El papa Francisco trasladó hoy su pésame a Israel por la estampida que el pasado jueves se saldó con 45 personas muertas en una festividad judía, en lo que se ha convertido en la mayor tragedia civil vivida en ese país.

«Con tristeza expreso mi cercanía a la población de Israel por el incidente del viernes pasado en el monte Merón que provocó la muerte de 45 personas y numerosos heridos. Aseguro mi recuerdo en la oración por las víctimas de esta tragedia y por sus familiares», dijo tras el rezo del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus en tiempo pascual.

La estampida se produjo el jueves en el Monte Merón de Galilea, adonde acudieron en torno a cien mil ultraortodoxos por la festividad de Lag Baomer.

El pontífice, desde la ventana del Palacio Apostólico, también expresó su preocupación por la situación que vive Birmania (Myanmar), un país que visitó en 2017 y que se encuentra sumido en el caos tres meses después del golpe de Estado que terminó con la democracia.

«Pedimos a nuestra madre del cielo que hable al corazón de todos los responsables de Myanmar para que encuentren la valentía de recorrer la vía del encuentro y de la reconciliación y de la paz», dijo el pontífice.

Vía EFE

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login