23 de septiembre del 2021

El turismo rebaja sus previsiones: en 2021 ingresará la mitad que en 2019

“Tras un inicio de año pésimo y una Semana Santa fallida, todas nuestras esperanzas están puestas en que se recupere la demanda nacional a partir del 10 mayo. Nada nos permite atisbar una llegada de mercados extranjeros antes de julio y la recuperación será muy gradual para los turistas procedentes de mercados europeos de mayor proximidad”, resumió ayer José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, el delicado panorama al que se enfrenta el sector turístico español.

Un pésimo inicio de año, que Zoreda calificó como “un desierto” y que ha obligado a la organización que representa a los grandes empresarios del sector turístico a revisar a la baja sus estimaciones para el cierre del año.

Si en enero auguraron una caída de la facturación de 58.118 millones de euros (un 37,6% menos respecto al 2019), ahora ese descenso se agudiza hasta los 73.407 millones, lo que supondrá una actividad un 47,5% inferior a la del 2019, último año con actividad normal. Si la comparación se realiza con el 2020, año impactado por la pandemia, la recaudación de 81.080 millones supondría un ingreso de 29.000 millones más que en todo el 2020.

El repunte de la pandemia en los primeros meses del 2021, la ampliación de las restricciones de movimientos y los efectos de la gran crisis económica que se cierne sobre España y los principales países emisores también han empeorado las expectativas de los empresarios respecto a la recuperación de los niveles de actividad del 2019.

La pandemia supuso una caída anual de la actividad turística de 116.000 millones de euros
El 51,5% de los empresarios asociados a Exceltur no espera alcanzarlos hasta el 2023 y un 14,3% sitúa esa recuperación en el 2024. “Necesitamos poner toda la carne en el asador para intentar que estas estimaciones no se queden en agua de borrajas”, advirtió Zoreda.

Estas expectativas caen sobre un balance del 2020 que ha sido pésimo para el sector. Entre marzo del 2020 y marzo del 2021, el PIB turístico español perdió 116.402 millones. Los ingresos procedentes del turismo extranjero cayeron en 62.849 millones y las pernoctaciones de turistas en 346 millones. Este desplome de la actividad destruyó 310.000 empleos, otros 445.000 trabajadores han estado o están en ERTE y se han cerrado 32.000 empresas turísticas, que suponen en 29% del total de empreas destruidas por la crisis en el último año.

Por ello, Exceltur considera “esencial” acertar con las medidas de reactivación de la actividad y la seguridad y coordinación entre comunidades autónomas tras la finalización del estado de alarma el próximo 9 de mayo. “Nos jugamos los 40.000 millones que el sector confía en recaudar en la temporada de verano”, aseguró Zoreda. Gran parte de ellos llegarán de la reactivación del turismo nacional, que se espera que alcance un 90% respecto a los niveles que se registraron en el 2019. Pero la recuperación del sector quedará lejos de los registros de aquel año, puesto que la vuelta del turista extranjero “no se espera para antes del mes de julio” y solo confían en que llegará desde los países europeos más próximos.

La organización defiende el Certificado Verde Digital como medida para impulsar la movilidad tanto fuera como dentro de España, pero se necesita más. “De nada sirve que España acepte el certificado sanitario si luego los países de origen imponen restricciones o cuarentenas a la vuelta de sus turistas”, dicen.

El sector reclama agilizar y ampliar las ayudas y recuerda que ya han cerrado 32.000 empresas este año
Acelerar al máximo la vacunación e invertir en campañas que vendan España como un destino turístico seguro y libre de la covid es “fundamental para no perder el liderazgo frente a otros destinos competidores que ya están apostando muy fuerte como Grecia o Turquía, entre otros”, advierten desde Exceltur.

Y mientras el mercado pugna por recuperarse, el sector vuelve a reclamar ayudas que frenen la quiebra de empresas. Denuncian que las anunciadas ayudas directas del plan aprobado en marzo todavía no han llegado y que serán insuficientes. “En un primer momento nos pareció que los 7.000 millones que contemplaba el plan en ayudas directas estaba en consonancia con lo que habíamos solicitado, el problema es que la gran mayoría de esas ayudas no son para el sector. Solo 25 de las 95 ramas incluidas son turísticas”, se lamenta Óscar Perelli, director del Área de Estudios e Investigaciones de Exceltur. Además, consideran imprescindible que se amplíen los ERTE, al menos hasta finales del 2021, mientras se diseña un modelo de carácter más estructural.

La Vanguardia

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login