26 de septiembre del 2021

En el altar tres beatas criollas esperan a José Gregorio Hernández

Como una especie de complicidad divina, el acto central para la beatificación del doctor José Gregorio Hernández se efectuará en abril, mes del nacimiento de la Madre María de San José y mes de beatificación de la Madre Candelaria de San José, beatas que junto a la Madre Carmen Rendiles, esperan por la llegada oficial en los altares del Médico de los Pobres.

La primera de las beatas venezolanas fue la Madre María de San José, beatificada el 7 de mayo de 1995 en la Plaza San Pedro de la Ciudad del Vaticano. Laura Evangelista Alvarado Cardozo nació en Choroní, un pueblo del estado Aragua, el 25 de abril de 1875, siendo hija de Clemente Alvarado y Margarita Cardozo.

Su infancia transcurrió en Maracay donde a los 13 años se consagró a Dios con el voto de virginidad cuando hizo su primera comunión el 8 de diciembre de 1888. En 1893, el sacerdote Justo Vicente López Aveledo fundó la Sociedad de las Hijas de María y Laura con 18 años formó parte de ella, renovando así sus primeros votos de virginidad perpetua.

Se dedicó al servicio de los más pobres y en 1893 fundó el Hospital San José, el primero de Maracay, donde hizo gran parte de su labor social. A los 24 años pasó a ser parte de la congregación de las Agustinas Recoletas en Venezuela y para 1903 ya la lideraba como superiora de la comunidad, desde entonces, se llamó Madre María de San José.

Entre sus obras estuvo la puesta en marcha de orfelinatos y asilos para mendigos, casas maternas, hospitales, escuelas, albergues, y más. Después de una fructífera vida de sacrificio, caridad y ferviente amor por Jesús, murió en Maracay el 2 de abril de 1967, a los 91 años de edad, 23 días antes de cumplir 92.

Los trámites para su beatificación iniciaron en 1978. Sin embargo, fue en 1982 cuando ocurrió la curación de la hermana Teresa Silva, inválida por una enfermedad, y a quien la Madre le había profetizado su curación años antes. Este milagro fue aprobado por decreto papal de Juan Pablo II en 1993.

Para 1994 su cuerpo inmaculado fue trasladado al sarcófago de cristal para ser venerado por sus hijas espirituales y fieles devotos. El 7 de mayo de 1995 se celebró en la Ciudad del Vaticano la ceremonia de su beatificación.

Madre Candelaria de San José
Transcurridos 12 de años de Venezuela tener su primera beata, el Vaticano anunció la beatificación de la Madre Candelaria de San José, cuyos talentos en corte y confección fueron un recurso valioso para su posterior servicio a los más necesitados.
Susana Paz Castillo Ramírez era el nombre de la tercera hija del matrimonio de Francisco de Paula Paz Castillo y María del Rosario Ramírez, que la vieron nacer en Altagracia de Orituco, estado Guárico, el 11 de agosto de 1863.

Huérfana de padre a los siete años y de madre a los 24, Susana asumió las labores del hogar junto con el servicio a los pobres.

Se distinguió por su humildad y caridad con ellos, sumadas a una profunda vida de fe, oración y amor a la Iglesia.

Se caracterizó por ser entregada a los demás. “Hacía todo con amor y una confianza sin límites en la divina Providencia. Sus grandes amores fueron Jesús crucificado y la santísima Virgen”, refiere el Vaticano en su página web.

Candelaria falleció el 31 de enero de 1940 en Cumaná, estado Sucre, luego de vomitar sangre y pronunciar tres veces el nombre de Jesús.

El 22 de marzo de 1969 se iniciaron en Caracas los trámites para su beatificación y canonización; y fue Benedicto XVI quien firmó el decreto el 6 de julio de 2007.

Su beatificación ocurrió el 24 de abril de 2008 en el Estadio Universitario de Caracas, tras aprobarse un milagro ocurrido en 1995 a Rafaela Meza de Bermúdez, habitante de Altagracia de Orituco, diagnosticada con embarazo de alto riesgo, síntomas de insuficiencia cardíaca, anemia y preclampsia.

En la semana 29 de gestación, se le practicó un ecosonograma que mostró ausencia de actividad en el corazón del feto, y por ende, su muerte. Rafaela oró con mucha devoción a la Madre Candelaria de San José y cuando los médicos fueron a limpiar su útero, vieron nacer a una niña, luego bautizada como Milagros Candelaria.

Madre con vocación

Era 16 de junio de 2018, una tarde soleada que se tornó violeta por las sombras del Ávila que se reflejaban en la grama del Estadio Universitario de Caracas, y una llovizna -como si de agua bendita se tratara- comenzó a caer mientras los feligreses con profunda devoción aplaudían el gran acto en honor a la madre Carmen Rendiles, beatificada por la santa iglesia ese día y conformándose así la trilogía de beatas venezolanas

Esta ha sido la consideración más reciente en la historia católica y religiosa de Venezuela, por parte del Vaticano, al beatificar en territorio propio a una caraqueña nacida el 11 de agosto de 1903 y cuya llegada estuvo marcada por la falta de su brazo izquierdo.
Rendiles, quien cursó sus estudios primarios en el colegio San José de Tarbes de El Paraíso y fue fundadora de la Congregación Siervas de Jesús en 1965, tuvo su infancia en un hogar con respeto, ejemplo y predicación de la fe cristiana. En la casa de Ramiro Rendiles y Ana Antonia Martínez, padres de Carmen, era costumbre bendecir los alimentos a diario, acudir a misa cada domingo y rezar el rosario a la Virgen, cada tarde.

Carmen acudió a una escuela de arte y dibujo pero lo dejó a un lado para formarse como religiosa, aunque la ausencia del brazo en principio la incapacitó en algunas congregaciones, el 25 de febrero de 1927 ingresó en la Congregación Siervas de Jesús en el Santísimo Sacramento de origen francés en Venezuela.

Durante sus años como madre general fundó algunos colegios y casas junto a sus hermanas de congregación, y el 9 de mayo de 1977 la Madre Carmen falleció a causa de una gripe y fue sepultada en la capilla del Colegio Belén en Caracas.

Para el 9 de marzo de 1995 inició el proceso para la canonización de la Madre Carmen ante las autoridades eclesiásticas. El 5 de julio de 2013, el papa Francisco reconoció las “virtudes heroicas”, otorgándole el título de venerable.

En febrero de 2014 comenzó la investigación del presunto milagro y cuya fase concluyó el 18 de septiembre de 2014 cuando se reconocieron y sellaron los fascículos que se entregaron al Vaticano para su estudio. Finalmente el 19 de diciembre de 2017 el Papa Francisco publicó el decreto para la beatificación de Rendiles.

 El milagro aprobado por la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano fue concedido a la Trinette Durán de Branger, una médica cirujana que recibió el favor por intercesión de Madre Carmen, al sanar el brazo paralizado tras sufrir una descarga eléctrica mientras operaba a un paciente en Caracas.

Con información de Últimas Noticias

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login