18 de octubre del 2021

Falleció indigente que quemaron en el Táchira

Elio Ramón Román Jaimes (47) falleció en Copa de Oro, zona de Palmira, en horas de la tarde del pasado viernes. El caso fue asumido por detectives del Eje Contra Homicidios del Cicpc, que ya lo habían investigado como un asunto de lesiones, logrando la detención del presunto responsable, a quien pusieron a órdenes de la Fiscalía.

Una pelea por la posesión de una botella de aguardiente fue el origen del incidente durante el cual Elio Ramón Román Jaimes, de 47 años de edad, presuntamente en situación de calle, resultó con quemaduras que, transcurridos 23 días, le causaron la muerte a causa de complicaciones, según lo revelado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, delegación San Cristóbal, quienes iniciaron la averiguación por un caso de lesiones personales graves y lograron la detención del presunto responsable, quien se encuentra a órdenes del Ministerio Público, donde posiblemente será cambiada la calificación del delito.

Voceros policiales manifestaron que, ante el fallecimiento de la víctima, el caso pasa a jurisdicción del Eje Contra Homicidios, cuyos funcionarios, al enterarse sobre el deceso de Román Jaimes en la residencia de un familiar, en el sector de Copa de Oro, zona de Palmira, se trasladaron para efectuar el levantamiento del cadáver, que fue llevado a la morgue del Hospital Central de San Cristóbal para la correspondiente autopsia.

Pelea por una botella

Uno de los funcionarios encargados de la investigación comentó que los hechos ocurrieron el 25 de agosto pasado, en la población de Táriba, cuando en redes sociales fue difundida profusamente una información sobre un ciudadano, en aparente situación de calle, que víctima de graves quemaduras fue encontrado frente al Hospital San Antonio, donde supuestamente se le había negado asistencia facultativa y debió ser atendido por paramédicos del Cuerpo de Bomberos de San Cristóbal.

Esta situación causó gran impacto y ante ello se dio inicio a una averiguación para clarificar los hechos. En primera instancia, se supo que la víctima estaba ingiriendo licor con otras personas en situación de indigencia y ocurrió una pelea a causa de una botella de su propiedad, que le arrancó de las manos a otro hombre. Esto enfureció al individuo, que tomó un recipiente con gasolina, la roció sobre el cuerpo de Elio y luego le lanzó un fosforo, provocando que sus ropas se incendiaran. El hombre resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en diferentes partes del cuerpo.

De ese momento se sabe que Elio Ramón Román Jaimes, en medio de su desespero y dolor, corrió hasta el Hospital San Antonio, ubicado cerca de donde ocurrieron los hechos, en busca de auxilio, pero nunca llegó al centro asistencial. Por alguna razón, se quedó en la acera del frente, sin que fuera visible desde la entrada al centro asistencial. Los carros estacionados lo tapaban. Fue en horas de la mañana del día siguiente cuando fue encontrado por algunos vecinos, que dieron aviso a las autoridades.

Complicaciones y muerte

Elio Ramón Román permaneció varios días recluido en el Hospital Central, a donde fue llevado por los bomberos. Estaba recibiendo tratamiento para su recuperación, pero un día optó por escapar. Se ausenta del centro asistencial, contra la opinión médica. Se sabe que regresó a la calle. Abandona el tratamiento y días después, a causa de complicaciones, decide buscar ayuda y va a casa de familiares en Copa de Oro. Las quemaduras, en espalda, tórax, rostro y extremidades, se infectaron y Elio se agravó.

Sin embargo, a pesar de ello, se negaba a regresar al hospital. Sus familiares le explicaron que era necesario que lo viera un médico porque la situación generada por la infección era delicada y estaban preocupados. Además no tenían dinero para el tratamiento, pero el hombre no los escuchaba.

En horas de la tarde del pasado viernes, Elio muere en la residencia de sus parientes, en Copa de Oro. Ellos contactan a varias personas en busca de ayuda para los gastos de entierro, y la noticia llega a las redes sociales. Los detectives del Cicpc se enteraron por esta vía sobre la muerte del hombre que el mes pasado había sido quemado por otro individuo en medio de una pelea. Corresponde a los detectives del Eje Contra Homicidios trasladarse para cumplir con lo estipulado por la ley. Practicaron el levantamiento del cadáver y lo llevaron a la morgue del Hospital Central para la correspondiente autopsia y establecer las causas reales del deceso.

También se hizo la correspondiente notificación al Ministerio Público, donde se le sigue proceso al presunto responsable por supuestas lesiones personales. La calificación del delito pudiera cambiar a homicidio.

En relación a este caso está detenido, desde el pasado 2 de septiembre, un hombre de 27 años de edad, identificado como C. Hereida Rosales, a quien los detectives de la Brigada Contra Delitos a las personas, que en ese entonces tenían el caso, lograron identificar. A Hereida lo buscaron por espacio de varios días y en los lugares que frecuentaba le dejaban mensajes, para que acudiera a la sede del Cicpc y aclarara su situación con respecto al hecho. El día 2 del mes en curso es ubicado y trasladado al comando del Cicpc, donde se le imparte la voz de arresto, una vez que se hicieron las coordinaciones con el Ministerio Público.

Vía La Nación

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Responder