18 de octubre del 2021

Industriales y transportistas advierten paralización de la economía por escasez de gasoil

Representantes del sector industrial han advertido que Venezuela se encuentra a las puertas de una paralización técnica de la economía. Este martes, la Cámara de Pequeños-Medianos Industriales y Artesanos del Estado Carabobo (Capemiac) se sumó al llamado urgente a las autoridades competentes para que apliquen las medidas necesarias a fin de corregir la irregularidad en el suministro de gasoil en el país.

«En un país donde más del 98% de lo que consumimos se traslada vía terrestre, vemos con preocupación los retrasos al momento de llenar los tanques de gasolina y las largas colas en las estaciones de servicio, lo cual afecta directamente a todos los venezolanos», señala la Cámara en un comunicado.

Los industriales del estado Carabobo añaden que además el gasoil es fundamental para maquinarias, plantas y equipos de las pequeñas y medianas industrias y sobretodo el transporte; por lo que «las dificultades para adquirir el combustible trascienden de lo que se ve a simple vista».

«Recordamos que el surtir gasolina y gasoil es una responsabilidad del Estado venezolano, por lo que solicitamos acciones concretas y rápidas para atender esta situación», señala Capemiac.

De acuerdo con la última encuesta realizada por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), un 78,8% de los industriales encuestados manifestó que durante el período noviembre-enero, ha tenido problemas para surtirse de dicho combustible.

De hecho, el 53% considera que su operatividad se ha visto afectada por la falta de este insumo, mientras que el 70% ha tenido casos en los que sus proveedores no pueden entregar productos o prestar servicios por las fallas en el suministro. El 66% de empresas solo dispone de diésel para 1 o 2 semanas de actividad.

– Transportistas paralizados –

La Cámara de Transporte del Centro también advirtió que el 90% de los vehículos de carga se encuentra paralizado por falta de diésel (gasoil), lo que pone en riesgo la distribución de alimentos, medicinas, combustibles, empaques y muchos otros productos esenciales para los venezolanos.

«Hasta finales del año 2020, el abastecimiento de diésel en Venezuela había sido fluido y permitía cubrir la demanda interna. Ahora, el gobierno nacional comenzó la aplicación de una “política de asignación” por el déficit de la producción nacional de este combustible y las escasas reservas existentes en el país. Es aquí cuando aparece un “mercado negro”, con aumento sustancial de precios, discrecionalidad en la asignación de producto y corrupción, que amenaza la estabilidad de las empresas de transporte de carga y su capacidad de seguir operando en condiciones normales», destacó la Cámara en un comunicado citado por Hispano Post.

Catracentro sostiene además que «a los múltiples problemas que ya enfrentamos por la escasez del diésel, se le suman otras variables, como la mala calidad de dicho combustible (deteriora nuestros vehículos), distorsiones en el mercado cambiario que ha generado una hiperinflación con una mega devaluación, deterioro evidente de la infraestructura vial y los servicios públicos, la inseguridad que padecen diariamente nuestros trabajadores y equipos, dificultando y restringiendo enormemente nuestras operaciones».

«Este problema tiende a agudizarse en la medida en que el país comienza a abrirse nuevamente y su impacto en la población puede ser devastador porque la ausencia de garantías de suministro de diésel para el sector de transporte, es una amenaza concreta para la vida de la población venezolana y se hace indispensable resolver inmediatamente», refirió la Cámara de Transporte.

El economista Luis Vicente León se pronunció respecto a esta problemática y apuntó que desde el pasado mes de noviembre la crisis de abastecimiento de diésel lucía inevitable ante la insuficiencia de producción local (y de calidad) y la prohibición de importación de diésel que reduce dramáticamente la disponibilidad.

«Esa realidad ya nos alcanzó», alertó el especialista, quien añadió que si se prohíbe la importación de diésel a través de intercambios por petróleo, se genera colapso de abastecimiento, mayor control del gobierno en asignación de cuotas, monetización del petróleo que le liberan y dolarización del combustible para suministro interno.

Con información de Banca y Negocios

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login