23 de enero del 2022

José Altuve acalló las pitas y empató otra marca

José Altuve ha sido blanco de abucheos, como el resto de sus compañeros, cuando los Astros salen de gira. Pero el segunda base no parece incomodarle la situación y el martes sacudió un jonrón de tres carreras para acallar las pitas en la paliza 10-1 de Houston contra los Medias Blancas de Chicago, que inclinó la Serie Divisional 3-1 a favor de los texanos y los envió a la disputar del título de la Liga Americana, contra los Medias Rojas de Boston.

“Sabíamos que estábamos jugando contra un muy buen equipo”, señaló Altuve en la rueda de prensa después del desafío, sin detenerse en el tema de las rechiflas, derivadas del escándalo del robo de señas de 2017, en el que se vio involucrada la organización. “Ellos pueden lanzar y nosotros podemos batear. Así que no quería volver a Houston y jugar el Juego 5. Personalmente me presento listo, 100% para jugar, 100% enfocado en el partido, en el lanzador, en jugar a la defensiva. Sé que mis compañeros hicieron lo mismo y tuvimos buena química. Hablamos mucho sobre cómo vamos a salir y jugar. Lo que vi hoy fue que todos estaban concentrados en el juego y nada más”.

Altuve apareció en el plato en el noveno inning, con el marcador 7-1 a favor de Houston, y al primer pitcheo que recibió del derecho Liam Hendriks (recta de cuatro costuras), devolvió la pelota a 110 millas por hora para que recorriera 416 pies hasta caer a mitad de gradas del jardín izquierdo, según Statcast.

Mientras la bola viajaba fura del parque, la mayoría de las 40.170 que asistieron a respaldar a Chicago en el Guaranteed Rate Field, terminaron de enmudecer. El estacazo consiguió en las bases al cubano Yuli Gurriel y a Chas McCormick.

La conexión elevó a 19 sus cuadrangulares en su trayectoria en playoffs, la mayor cantidad en la postemporada desde 2017, cifra que le ayudó a superar nada menos que a los miembros del Salón de la Fama Mickey Mantle y Reggie Jackson, así como al dominicano Nelson Cruz, mientras que igualó al quisqueyano Albert Pujols, que tendrá una placa en Cooperstown, y a su ex compañero de equipo George Springer, en el cuarto lugar de todos los tiempos.

“Es un sueño hecho realidad y se siente bien estar al lado de grades nombres en empujadas y jonrones, porque al final del día, lo que estás tratando de hacer es ayudar a tu equipo a ganar. De manera que al sumar remolcadas y vuelacercas, estás contribuyendo para que el club avance, y estoy feliz de hacer eso”.

Sus 19 bambinazos emparejan la mayor cantidad de todos los tiempos para la franquicia de Houston y solo son superados en las Mayores por el dominicano Manny Ramírez (29), el boricua Bernie Williams (22) y el inmortal Derek Jeter (20).

Altuve, quien anotó 117 carreras en la temporada regular, tope en su carrera, pisó el plato cuatro veces en el desafío y nueve en la serie, lo que elevó a 58 su total de postemporada, guarismo que le ayudó a desplazar a Pujols y David Justice, en el sexto lugar en los anales de MLB.

Además, entre sus tres hits del martes incluyó el doble 14 en su hoja de servicio vitalicia, conexión que le ubica en el primer lugar entre los venezolanos, tras dejar atrás a Pablo Sandoval (13). El infielder también domina los departamentos de turnos (271), anotadas, inatrapables (83), vuelacercas, empujadas (43), así como slugging (.568) y OPS (.953), entre los criollos con al menos 100 veces al bate en la postemporada.

En la serie, Houston ligó para .378 con corredores en posicón de anotar y superó 31-18 en carreras a Chicago, cuyo pitcheo nunca tuvo respuestas contra los maderos siderales.

“Realmente lo han estado haciendo desde el año pasado”, apuntó Baker sobre la facultad de convertir lo pernicioso de los abucheos en un factor de triunfo. “Y luego se acentuó aún más este año. No sé si se alimentan necesariamente de eso, pero hemos sido bombardeados constantemente por esa negatividad, especialmente en la carretera. Estos muchachos entraron, vinieron a jugar y se aman (…) Y el amor puede llevarte a alturas a las que nunca pensaste que podrías llegar. Y se alimentan el uno del otro y se ayudan el uno al otro a diario. Y si un tipo se cae, el siguiente, ya sabes, lo levanta”.

Los Astros se convirtieron en el tercer equipo en alcanzar cinco Series de Campeonato consecutivas desde que comenzó esa ronda en 1969, uniéndose a los Bravos (8 al hilo desde 1991-1999) y los Atléticos (5 seguidos desde 1971-1975).

Vía: Agencias

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login