21 de octubre del 2021

Los chimpancés son cooperativos y se ayudan unos a otros

Contrariamente a lo que se creía, los chimpancés pueden tener un comportamiento solidario y beneficiar a su grupo antes que a sí mismos

El ser humano no es el único animal que ayuda a los demás de forma desinteresada. Este comportamiento ha sido definido por la ciencia como «prosocial» y consiste en cualquier acto que realiza el individuo de forma voluntaria con el fin de beneficiar a otro de su grupo.

Hasta ahora, las investigaciones han sido contradictorias respecto al comportamiento prosocial de los chimpancés. Hay estudios que indican que los chimpancés comparten alimento, adoptan bebés de otros e incluso consuelan a miembros de su grupo después de una pelea. Por el contrario, otras investigaciones señalan que los chimpancés solo ayudan a sus familiares, pero son insensibles al bienestar de los demás miembros del grupo.

Los chimpancés son altruistas en su entorno natural, no tanto en un zoológico
Un nuevo estudio publicado en Science Advances indica que los chimpancés actúan de manera cooperativa en su hábitat natural y proporcionan recursos a los miembros de su grupo a costa de su propio beneficio.

La diferencia es que muchos de los estudios realizados hasta la fecha analizaban a los chimpancés en parques zoológicos, un entorno cerrado y alejado de su habitat natural. En este nuevo experimento se ha analizado el comportamiento de tres grupos de chimpancés en el hábitat en el que vivían, un santuario de Zambia.

Para el estudio, los investigadores instalaron en el recinto un botón y, a unos cuantos metros, una fuente. Cuando uno de los chimpancés apretaba el botón, instantáneamente salía zumo de la fuente. Cuando lo dejaba de apretar dejaba de salir líquido. Esto provocaba que, cuando uno de los integrantes del grupo presionaba el botón, solo podían beberse el zumo sus compañeros y no el chimpancé que lo pulsaba.

En los tres grupos de chimpancés, la frecuencia y la duración con la que los miembros del grupo pulsaban el botón iba aumentando en el transcurso del experimento. Esto se producía aunque en el grupo solo bebiese de la fuente de zumo un chimpancé y no todo el grupo.

Dos tercios de las veces los chimpancés pulsaron el botón para que otros pudieran beber zumo
Sin embargo, aproximadamente un tercio de las veces que los chimpancés presionaron el botón, dejaron de hacerlo para ir a beber junto a sus compañeros (sin éxito). Este comportamiento indica que, en ocasiones, ellos también querían beneficiarse de sus propias acciones. Por lo tanto, puede denotar un fin egoísta en algunas ocasiones, pero no descarta que también haya una motivación cooperativa.

A pesar de ello, incluso estos chimpancés aumentaron la frecuencia y la duración de las pulsaciones conforme iba avanzando el experimento. Este comportamiento también dependía del grupo. Los grupos más abiertos y tolerantes socialmente eran más colaborativos.

Este experimento también demostró que los chimpancés se preocupan por los miembros de su propio grupo pero no tanto de los grupos vecinos. Cuando los chimpancés pulsaban un botón y salía zumo de una fuente fuera de su entorno, la frecuencia con la que lo pulsaban era mucho menor. Es decir, no pulsaban el botón por curiosidad, sino que cuando vieron que no beneficiaba a su comunidad, dejaron de hacerlo.

Quo.es

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login