17 de septiembre del 2021

Plan del gobierno canalizará reservas de diésel a la producción de alimentos

Venezuela está elaborando un plan de emergencia para garantizar el suministro de diésel a los agricultores, pero con subsidios de precios reducidos.

El ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, y el ministro de Agricultura, Wilmar Castro, han recibido el encargo de garantizar el suministro de hasta 30.000 barriles por día de este carburante de bajo contenido en azufre a los productores agropecuarios y ganaderos en un plazo de dos meses, a precios internacionales aún no definidos.

El plan establecería cuotas de suministro para subsectores como la producción de hortalizas y cereales y establecería estaciones de servicio específicas en los estados agrícolas.

La Federación de Ganaderos (Fedenaga) y la Federación de Agricultores (Fedeagro) acogieron el plan como un paso en la dirección correcta, pero advirtieron que Venezuela podría agotar sus reservas restantes de diésel en dos semanas.

«El gobierno debería haber desarrollado y ejecutado este plan en enero, pero en lugar de ello se centró en reparar las refinerías de Pdvsa y en aplicar un plan de racionamiento de combustible que no distinguía entre las necesidades de sectores estratégicos, como la producción de alimentos y ganado y el transporte urbano», dijo un alto funcionario del Ministerio de Petróleo.

Venezuela fue históricamente autosuficiente en productos petroleros. Pero el abandono sistemático de las refinerías, los precios desorbitados de los surtidores, las sanciones de Estados Unidos y el contrabando y la corrupción crónicos han dejado los depósitos de combustible casi vacíos.

La situación empezó a deteriorarse aún más a finales del año pasado, cuando la anterior administración de EE.UU. cortó una excepción a las sanciones según la cual empresas petroleras no estadounidenses intercambiaban crudo venezolano por diésel.

La controvertida medida ha suscitado numerosas críticas por las repercusiones que ha tenido en la generación de energía, el transporte público y el suministro de alimentos.

– Tractores parados –

Hasta el 90% de la maquinaria agrícola venezolana está paralizada por falta de diésel, según el Ministerio de Agricultura. En algunas zonas agrícolas, este carburante sólo se puede conseguir en el mercado negro a un precio de hasta 4 dólares por litro, según Fedeagro.

En los estados fronterizos del occidente del país, el combustible se introduce de contrabando desde Colombia.

Desde enero, decenas de miles de toneladas de productos frescos cultivados principalmente en los estados andinos de Mérida, Táchira y Trujillo, y productos básicos como el arroz y el maíz amarillo de los estados de Guárico y Portuguesa se han podrido porque los agricultores no han podido transportar sus cosechas a los mercados urbanos y a las plantas de procesamiento de granos, dice un dirigente de Fedeagro a Argus.

Un directivo de Fedenaga, por su parte, señala que la leche cruda se ha echado a perder porque no puede ser transportada en camiones a los centros de pasteurización.

Funcionarios de Pdvsa en Caracas son escépticos en privado de que el plan de abastecimiento del gobierno para los agricultores pueda lograr su objetivo previsto de aliviar la escasez de alimentos en Caracas y otras ciudades.

«Hemos reanudado parte de la producción de diésel en las refinerías de Cardón y Amuay, y en Puerto La Cruz desde finales de marzo, pero la calidad general de los cerca de 50.000 barriles diarios que estamos sacando actualmente es desigual y el contenido de azufre es demasiado alto», dijo un funcionario de la petrolera estatal.

«El diésel sucio está dañando los motores de los camiones y la maquinaria agrícola, que no pueden repararse porque las sanciones han bloqueado las importaciones de repuestos».

Con información de Argus

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login