18 de octubre del 2021

Profesores y maestros se «rebuscan» con tareas dirigidas

Docentes del país optaron por dirigir clases particulares o tareas dirigidas para generar más dinero del que habitualmente ganan. Así lo indicó Celina Pinto, de 56 años, del sector Los Eucaliptos en San Martín, quien imparte tareas dirigidas en la capilla de la comunidad.

“Contamos con el espacio y las normas de protección para hacer esto. Es una buena manera de ganar dinero extra porque a las personas de mi edad no nos contratan”, dijo Pinto.

Por otro lado, Andrea Papadia, licenciada en educación egresada de la Universidad Católica Andrés Bello, quien se dedica a las tareas dirigidas desde hace 13 años, comentó que “comenzamos con lo básico que era WhatsApp. Los niños mandaban sus tareas, pero con el tiempo se volvió más difícil por el problema con la conectividad”.

Señaló que debido a esta problemática replanteó su sistema. “Volví a las clases presenciales, pero ahora voy a sus casas, esta vez con clases personales”, añadió la docente Papadia.

“Me dedico al refuerzo pedagógico individual, trabajo en pequeños grupos”, confesó Papadia. A su vez la licenciada indicó que “debido a la situación pandémica muchas personas han requerido de este servicio porque no tienen la disponibilidad o la pedagogía que se requiere”, expresó la docente.

Tareas dirigidas online

Magaly Torres, de 48 años, residente de Artigas, encontró en la pandemia una manera de seguir como educadora aunque ya tenía años sin ejercer la profesión por decisión propia. “Dejé de dar clases hace tres años, pero gracias al aislamiento y el tiempo libre decidí retomarlo de acuerdo a la nueva modalidad”.

Acotó que imparte sus clases de tareas dirigidas vía «online» para niños entre las edades de seis a 12 años, que necesitan asesoría para sus asignaciones.

“Si algún niño necesita de mi ayuda sus representantes me contactan por WhatsApp, planificamos una cita y la clase se ve por la plataforma de Zoom”, explicó Torres. Agregó que el costo de sus clases particulares varían dependiendo del grado que cursa el pequeño estudiante.

Torres afirmó que “los pequeños se interesan más en las clases si es mediante una computadora pero aun así esto puede terminar afectando su educación”.

Contó cómo aprovecha la tecnología para que sus clases sean más dinámicas. “Aprendí que en internet logras conseguir diferentes recursos para hacer tus clases más entretenidas. Hay plataformas que tienen la opción de mostrar imágenes o reproducir videos mientras hablas por videollamada, eso facilita los parámetros de educación y entretiene al alumno”, dijo el educador.

DATO

Entre 2 y 4 dólares cuestan las clases particulares. El precio depende del nivel de instrucción del alumno hasta los días que se requiere el servicio, según indicaron los profesionales consultados.

Con información de 2001

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login