24 de octubre del 2021

Profranquicias: Delivery tiene impacto marginal de entre 10% y 12% en los ingresos del sector

Los servicios de delivery en Venezuela se siguen fortaleciendo en medio de la pandemia por coronavirus (COVID-19). La entrega a domicilio se ha convertido en un modelo de negocio innovador y asertivo para la economía venezolana.

Las empresas, golpeadas por las restricciones, se están integrando finalmente a este sistema, como parte de la atención que brindan a sus clientes y como una alternativa de reinvención.

Sin embargo, la capacidad de rescate que otorga este tipo de servicio, al menos para las franquicias en Venezuela, oscila apenas entre 10% y 12%.

Así lo aseguró, en entrevista exclusiva para Banca y Negocios, el presidente de la Cámara Venezolana de Franquicias (Profranquicias), Alejandro Vivas.

A su entender, a pesar que el reparto de productos a domicilio ha sido otra opción para las empresas de mantener sus operaciones de venta, «no es suficiente» para alcanzar los niveles de recuperación que necesita este sector, tomando en cuenta el contexto pandemia y el déficit en el consumo, que supera el 80%.

“El delivery sirve para mantener los gastos, pero es una parte marginal del negocio. Puede ser medianamente útil para algunos gastos mínimos como pago de nómina básica, pero no ha sido una solución”, apuntó el representante del gremio.

Hace dos años empezaron a surgir con fuerza varios emprendimientos locales dedicados al novedoso sector delivery, y al menos una transnacional entró al mercado. Si bien, este tipo de emprendimientos se ha desarrollado entre las dificultades que atraviesa el país y que busca ser regularizada por el Poder Legislativo.

Estos servicios, además, según fuentes conocedoras del asunto, tienen un efecto multiplicador sobre otros sectores, como los trabajadores por cuenta propia, tecnología, banca y el propio comercio, que ha sido uno de los sectores más afectados tras las restricciones de movilidad y el distanciamiento social.

Y a este grupo, se añade el sector franquicias, que sin duda consiguieron en los delivery o también con la modalidad de pickup, el apoyo necesario para mantener sus servicios a los clientes.

La llegada de la pandemia al país permitió dinamizar la entrega de bienes y servicios, y los franquiciados no dudaron en aprovechar esta oportunidad, por lo que se acoplaron con el entorno y a las medidas gubernamentales.

En este sentido, y en línea con lo manifestado por Profranquicias, los esquemas de flexibilización que ha establecido la administración de Nicolás Maduro para contener los contagios por COVID-19, aún con los cambios de «modelos», no satisfacen los requerimientos y las necesidades inmediatas de apoyo del empresariado.

No obstante, Profranquicias aclaró a Banca y Negocios que el sector ha respetado a cabalidad los lineamientos de las autoridades sanitarias, en la adopción de medidas de bioseguridad para operar.

– Actividad ralentizada –

Las franquicias en Venezuela se han visto impactadas por la crisis incluso antes de la pandemia. El cierre de tiendas franquiciadas ha sido notorio en varios centros comerciales del país, pero con la pandemia, son más los que están en expectativa ante la paralización de sus actividades.

De acuerdo con cifras de Profranquicias, el sector sufre una contracción en ventas del 80%. En cambio, antes de la pandemia, el sector ya experimentaba una disminución en su actividad del 64% y en cuanto a cierre de tiendas, no alcanzaba un 40%.

Pero para el presidente de Profranquicias, los franquiciados venezolanos están dedicados a proteger su inversión y a su personal que constantemente está en capacitación.

«Se trata de una actividad ralentizada, pero que está decidida a mantenerse. Han cerrado tiendas, pero también surgen nuevas inversiones en tiendas», expresó Vivas.

Alrededor de 1.000 franquicias venezolanas hacen vida dentro de los centros comerciales, según datos de Profranquicias.

Ante la cuarentena radical, bajo el esquema 7+7, algunas franquicias han tenido que paralizar sus operaciones en ferias de centros comerciales, como es el caso de las populares cadenas de comida rápida, que se han visto muy afectadas.

“Las franquicias de comida necesitan estar abiertas (…) Las cocinas tienen que funcionar (…) El esquema de cuarentena ha sido limitante y ralentiza la actividad”, manifestó Vivas a Banca y Negocios.

– Defendiendo su marca –

En Venezuela hay aproximadamente unas 300 franquicias que mantienen operativos unos 4.500 puntos de ventas.

Por ejemplo, Alejandro Vivas destacó que la popular cadena McDonald’s está seriamente comprometida con el país, y están aplicando todos sus esfuerzos para adaptarse, lo que implica que no tienen intenciones de abandonar Venezuela.

De la misma forma, Vivas resaltó que hay franquicias venezolanas que tienen hasta 100 tiendas en al menos 10 países. Perfumes Factory tiene aproximadamente 90 tiendas en el exterior y Churromanía, alrededor de 70; según resaltó Vivas.

Por otro lado, Wendy’s, la franquicia internacional de restaurantes de comida rápida, no renovó el permiso de operación a los franquiciados locales, por lo que, a partir de este 30 de marzo, cesa sus operaciones, según reseñaron medios locales.

Alejandro Vivas opina que esta decisión «no está lejos de la realidad», pero aclara que se trata de una medida propia de la corporación, tal como lo hacen otros sectores productivos ante el colapso económico.

Con información de Banca y Negocios

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login