24 de julio del 2021

Una comunicación secreta en las células de nuestro cuerpo

Un estudio revela que las mitocondrias pueden comunicarse entre sí y se sospecha que defectos en este proceso podrían relacionarse con enfermedades como el Parkinson

Martin Picard, un investigador de la Universidad de Columbia, durante su doctorado estudió las mitocondrias y su relación con el envejecimiento. Un tiempo después vio un vídeo acelerado en el que observó cómo se movían las mitocondrias dentro de células humanas vivas.

Tras ver el vídeo, Picard comprobó cómo estos orgánulos celulares se movían dentro de la célula estirándose, contrayéndose, uniéndose y separándose entre ellos. Martin Picard reconoció que este proceso le recordó a un intercambio social primitivo.

Dentro de las células nos encontramos con una gran variedad de orgánulos. Cada uno de estos orgánulos tiene una misión concreta que permite que la célula funcione correctamente. Las mitocondrias, por ejemplo, pueden definirse como la fábrica de energía de nuestras células. Sin embargo recientemente se ha descubierto que sus funciones son mucho más complejas, ya que también fabrican algunas hormonas e intervienen en la respuesta inmunitaria. La comunicación entre las mitocondrias permitiría una mejor coordinación entre sus funciones.

Además estos orgánulos podrían cooperar y ayudarse entre sí, por ejemplo si una de ellas sufre un daño en su ADN, podría unirse a otra mitocondria que compartiría una copia de material genético sano. Aunque todavía no se ha comprobado, algunos científicos especulan que una red de comunicación mitocondrial deficiente podría estar relacionada con algunas enfermedades como el Parkinson.

Las mitocondrias deben comprenderse como los primeros orgánulos celulares sociales
La sociabilidad de las mitocondrias podría estar relacionada con su origen evolutivo. Hace unos 2.000 de millones años los antepasados de las mitocondrias entraron en simbiosis con unas células más grandes. Estas células más grandes les proporcionaban protección y ellas a cambio fabricaban energía. Esta relación fue beneficiosa e impulsó la evolución de los organismos multicelulares.

Como consecuencia de este origen, las mitocondrias poseen en su interior material genético propio. La diversidad genética de este orgánulo es lo que permitiría que desarrollara diferentes funciones, aunque todas tienen una función principal, generar energía

Quo.es

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Responder