27 de septiembre del 2021

Vacunarse es la mejor opción para las personas contagiadas por el COVID-19

El objetivo principal de las vacunas frente al SARS-CoV-2 generadas hasta la fecha no es otro que protegernos de desarrollar la enfermedad y de fallecer.

Pero, ¿Conseguimos la misma protección vacunándonos que infectándonos de manera natural? ¿Es necesario vacunar a quienes en algún momento han dado positivo para SARS-CoV-2?

Antes de aclarar todas estas incógnitas se puede aclarar algunos conceptos

El primero de ellos, que la inmunización frente al SARS-CoV-2 se puede conseguir de dos maneras:

1-mediante una inmunización pasiva, consistente en la inoculación de anticuerpos frente al virus; o mediante una inmunización activa, ya sea como consecuencia de la infección o a través de la vacunación.

2- mientras la inmunización pasiva es efímera, la activa es completa y perdurable.

Se debe a que estimula la proliferación de linfocitos B, productores de anticuerpos específicos frente al virus, y la de linfocitos T, que inducen el ataque específico a células infectadas.

Por esta razón, muchas de las personas infectadas pueden no haber desarrollado una memoria inmune suficiente para permanecer protegidos frente al agente infeccioso pasada la primera exposición.

Lo interesante de la memoria inmune es que una parte de esos linfocitos estimulados prevalecen en el tiempo.

Actúa como «la memoria inmune» adaptativa que se reactiva tras la infección por el mismo virus u otro similar.

En el caso de ser estimulados de nuevo, estos linfocitos reaccionan más rápido y de forma más contundente que la primera vez que se enfrentaron al virus, previniendo la enfermedad.

Con información de ABC

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login