27 de octubre del 2021

¿Venezuela saldrá de la recesión en 2022?

El financiamiento será un tema muy relevante para las empresas en los próximos meses, porque posiblemente exista un entorno económico más dinámico. No lo suficiente como para modificar las perspectivas que hemos establecido para el país en lo que resta de año, pero hay ciertos cambios que permiten suponer que debemos prepararnos para la eventualidad de salir, por poco, de la recesión en 2022.

Es indispensable, en consecuencia, y esperamos que así ocurra en los próximos meses, que el Ejecutivo Nacional avance en temas concretos, como una rebaja efectiva del encaje legal bancario, la posibilidad de que la Banca haga intermediación financiera con las cuentas en moneda extranjera, y que se adopte un modelo multimoneda en el mercado de valores.

Aunque en comparación con la cartera de crédito de la Banca, el mercado de renta fija representa una proporción muy baja y, además, todavía carece de una presencia inversionista sólida, hemos visto recientemente dos fenómenos que a las gerencias financieras conviene ver con atención.

El primero de ellos es el aumento de los montos de las emisiones, lo que sugiere, evidentemente, que la demanda ha crecido sostenidamente, con niveles de colocación superiores a 75% en promedio.

La embotelladora Coca-Cola Femsa impulsó al mercado con una emisión de US$1.000.000 en papeles comerciales, y la empresa zuliana de alimentos, Novaro Foods, lanzó al mercado una oferta de obligaciones por US$500.000 con capital e intereses indexados al tipo de cambio oficial de la fecha de pago. Estos dos ejemplos sugieren que el mercado de valores, si se mira el tamaño reducido de la economía y los negocios, ha ganado una mayor capacidad.

El otro factor es el respaldo de la autoridad regulatoria. Realmente, el mercado de valores es una de las pocas áreas en las que se han adoptado regulaciones claramente pro mercado en los últimos años y se ha hecho un esfuerzo importante por cambiar modelos de gestión, agilizando procesos y proporcionando información vital para los emisores e inversionistas de manera más oportuna.

Es importante señalar que, sin que los riesgos de los que tanto hemos hablado en este espacio hayan desaparecido, nos encontramos en una situación en la cual, la actividad privada puede avanzar con pasos más seguros.

Un posible relajamiento de las tensiones políticas o, en todo caso, una reconducción del conflicto hacia cauces pacíficos y electorales, sin duda, va a beneficiar a la actividad económica y va a contribuir a crear un clima que permita focalizar el esfuerzo del sector público hacia una recuperación más concertada de la economía.

Es evidente que no podemos esperar milagros, pero si vemos con realismo el panorama futuro, está claro que observamos un mayor número de oportunidades. No es casual que fondos extranjeros están buscando activos venezolanos. Alguien podría decir –y con razón- que no es el tipo de inversión que necesita el país, pero ese interés es un síntoma que debe ser valorado adecuadamente, en términos de perspectivas de corto y mediano plazo.

Algunos elementos preocupantes: la volatilidad cambiaria y la inflación persistente. Con un elemento adicional; no es una buena señal que se anuncie un proceso de digitalización de la economía como un medio para regular los precios.

Agilizar las transacciones e incorporar a los agentes económicos a las nuevas tecnologías, no rendirá buenos frutos si las estrategias siguen siendo dirigidas a mantener e, incluso, profundizar los controles. La realidad venezolana muestra que el mercado se ha impuesto como el mejor vehículo para que oferentes y consumidores actúen lícitamente, desde sus respectivos intereses, para hacer que exista un flujo adecuado de bienes y servicios.

Lo que hay que hacer es terminar con históricas distorsiones de política monetaria y fiscal. Si se trata, como dice el discurso oficial, de construir una economía post rentista, pues hay que purgar los vicios reguladores del rentismo, entre muchos otros.

En el Informe Privado de Aristimuño Herrera & Asociados de esta semana la Nota Editorial revisa la perspectiva general de la economía en un espacio temporal más largo, a la luz de los fenómenos sobrevenidos, las decisiones anunciadas por el Ejecutivo, y la evolución del conflicto político, entre otros factores. Efectivamente, pareciera que se abre una posibilidad para que el país comience a salir de la recesión en el próximo año. Sin embargo, siempre hay problemas y amenazas.

Todos los viernes tenga a la mano la más  oportuna, confiable, rigurosa y útil información para tomar las mejores decisiones de negocios en un entorno altamente volátil y complejo. Los invitamos a suscribirse al Informe Privado de Aristimuño Herrera & Asociados para estar al día con la dinámica económica del país y las tendencias que la mueven.

Si desea ver una muestra de nuestro informe privado semanal y conocer más acerca de este y el resto de nuestros productos y servicios de consultoría, le invitamos a consultar nuestros planes de suscripción para que pueda seleccionar el más adecuado a sus necesidades y así empezar a disfrutar todos los viernes, de esta información de alto impacto para los gerentes.

ATENCIÓN: Ante los hechos económicos de Venezuela y el Covid-19, Aristimuño Herrera & Asociados está ofreciendo un descuento del 20% en los planes de suscripción de su informe privado semanal.

Con información de Banca y Negocios

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login